20 ago. 2009

Šašlikas bajo los manzanos y las supuestas bombas de ETA



EL otro día estuve comiendo en la casa de campo de la madre de mi chica en Raudondvaris. Es una casa grande, un caserón de cuatro plantas, de piedra y madera, con jardín, huerto y un corral donde crían gallinas, gansos y patos. El jardín es magnífico. Con una decena de árboles frutales. Manzanos, ciruelos y varios cerezos que ahora, avanzado ya el verano, andan cargados de fruta. Un jardín de resonancias chejovianas. Debo decir que los padres de mi chica se divorciaron hace años. Y el padre no vive con la madre sino en otro caserón similar, que se encuentra también en Raudondvaris. Ambos son ingenieros agrónomos y se conocieron cuando estudiaban en la Universidad de Agricultura de Lituania, una de las más importantes de la Unión Soviética. Lituania, aunque su población es en su mayoría de confesión católica, tiene una de las tasas de divorcio más altas del mundo. También la tasa más elevada de suicidios. Y de accidentes de tráfico. No sé quién coño se dedica a hacer las estadísticas. Pero Lituania siempre sale mal parada. Sin embargo, debo decir que los lituanos, en general, parecen gente feliz. Aunque a veces puedan resultar un tanto melancólicos. A los lituanos se les conoce como los "italianos del báltico" porque son mucho más comunicativos y expresivos que sus primos cercanos los letones o sus vecinos estonios. Los estonios, por cierto, no guardan ninguna relación con los lituanos. Aquéllos son un pueblo ugro-finés y tanto lituanos como letones descienden de las tribus indoeuropeas balts que se asentaron aquí hace varios milenios. Estonia es el silencio. Los estonios siempre parecen que están en estado de profunda meditación porque no hablan. No dicen ni pío. En Tallinn te pones en una parada a esperar el tranvía junto a otros diez pasajeros y nadie abrirá la boca. Sólo hablan los extranjeros. Especialmente los ruidosos españoles e italianos que pululan por Tallinn en busca de niñas rubias. Y que vociferan y gesticulan exageradamente como tratando de competir los unos con los otros por hacerse merecedores del Trofeo Europeo a Cretino del Año. Los engominados transalpinos, como casi siempre, nos llevan la delantera. Aquí en Lituania a los estonios los tratan como en España tratamos a los leperos. He escuchado decenas de chistes y chascarrillos sobre los infelices estonios, que pasan por ser tontos, vagos, tímidos y lentos.

Pues bien, el otro día fui a comer bajo los manzanos del jardín de la casa de mi chica. Me metí entre pecho y espalda un šašlikas que no veas. El
šašlikas es una especie de pincho moruno pero de origen georgiano. Un pincho de carne asado sobre fuego de leña y que se suele acompañar con arroz especiado y aros de cebolla hervida. Es un plato muy popular en todos los países que habían pertenecido a la Unión Soviética. La madre de mi chica tuvo la fortuna de viajar por todo el Cáucaso en tiempos de la URSS. Y llegó a vivir en Georgia durante un año. Allá realizó sus prácticas de formación como ingeniera agrónoma. Aquéllos eran tiempos que ella recuerda con cierta nostalgia. La nostalgia de la juventud perdida. Cuando la región del Cáucaso no estaba todavía envenenada por el extremismo nacionalista y religioso promovido y financiado por los servicios secretos norteamericanos. Allá aprendió a cocinar šašlikas. Y a apreciar el buen vino. Y bueno, mientras comíamos bajo los manzanos del jardín, apareció el tema de Chechenia, y de las guerras en el Cáucaso. En la comida estaban también los abuelos de mi chica. Ambos tienen más de 70 años pero mantienen un estado de ánimo y de salud envidiables para su edad. Y hablando sobre el Cáucaso, el šašlikas y el vino georgiano, no sé cómo coño llegamos al denominado "problema vasco". Fue cuando descorché una botella de vino del Penedés que compré en el único supermercado que tiene Raudondvaris. La abuela abrió los ojos cuando le dije "katalanijos vynas" mientras señalaba con mi índice la botella. Y entonces, la abuela, que es una señora muy simpática y amiga de hacer bromas, me dijo algo así como "catalan, vasque, terroristas...". Y se metió un lingotazo del vino que traía. Yo, claro, qué le voy a decir a la señora. Mi lituano es todavía muy limitado y ella no habla otra cosa más que lituano y ruso. Y bueno, la verdad es que me importa un comino lo que piense la abuela de mi novia sobre España.

Una de las razones por las que decidí irme de España es porque no aguantaba más el rollo del conflicto vasco. Siempre el mismo coñazo. Desde que tengo uso de la razón no he oído hablar de otra cosa. Ahora, desde la distancia, la verdad es que me la trae floja lo que disponga el siniestro Rubalcalva, lo que haga o deje de hacer ETA, y lo que diga o deje de decir quien hayan puesto ahora de Lehendakari. Aquí, en Lituania, de hecho a la gente le importa un pimiento toda esa mierda. La abuela de mi chica me dijo que por qué los vascos y los catalanes no hacían como los lituanos, letones o estonios que se pusieron a cantar y ganaron así, prácticamente sin sangre, la independencia. Mi respuesta fue clara y contundente: "los vascos y catalanes no saben cantar". Andaba yo ya medio bebido. Y, debería haber añadido, " y porque España no está en descomposición como lo estaba la Unión Soviética en tiempos de Mijail Gorbachev". Pero no lo hice porque ya digo que paso un huevo del asunto.

Mijail Gorbachev, por cierto, se dedica ahora a cantar coplas en clubs para gente pija de Moscú. En plan Frank Sinatra. Hace unos días lo vi en la CNN. Y también vi las noticias sobre las bombas que ETA puso en Mallorca y Burgos y que han costado la vida a varios agentes de la benemérita. Gorbachev cantando canciones tristes. ETA poniendo bombas. Todo ello por la CNN. Los medios de comunicación lituanos, en las pocas ocasiones que tratan este espinoso asunto, califican a ETA de "organización independentista vasca". En eso no difieren del tratamiento informativo que le da la cadena norteamericana CNN.


Aquí en Lituania si quieres ver la televisión debes pagar a alguna empresa para que te "conecte" al cable. Me aboné a una compañía de televisión por cable de Kaunas que me ofrece un paquete básico de 25 canales y conexión a internet por 70 litas al mes (unos 20 euros). Lo que no está nada mal. Desafortunadamente en ese paquete básico sólo hay dos canales de noticias en una lengua comprensible para mí. Tele5 Monde de Francia y la CNN. El resto son canales polacos, rusos, letones. E incluso hay un par de canales bielorrusos que emiten permanentemente viejas películas soviéticas en blanco y negro ambientadas casi siempre en la Segunda Guerra Mundial. A veces los miro, pero la verdad es que no demasiado. Veo con frecuencia la CNN, que es el portavoz oficioso del Departamento de Estado norteamericano. Y la verdad es que en estos dos años que llevo viviendo en Lituania he mejorado muchísimo mi nivel de inglés y de francés. Muchos fines de semana me los he pasado enganchado a alguno de los dos canales. Especialmente a la CNN porque incluyen constantemente noticias del mundo y programas estrella como el talk-show del mítico Larry King o el "GPS" de Fareed Zakaria o algún documental de Christiane Amanpour. Si sigo así nunca aprenderé lituano. Eso me dice mi chica. Pero me acabaré aprendiendo de memoria el nombre de todos los políticos, especuladores, tele-predicadores, militares y solidarios de pacotilla que forman parte de la farándula de la CNN. La CNN es el rostro de todos ellos.

Pero volvamos a ETA.
Resulta bastante curioso el tratamiento informativo que le brinda la CNN. Desde este canal de televisión no se habla de otra cosa que del "terrorismo radical" islamista y de la lucha que el gobierno norteamericano mantiene contra el terrorismo internacional. Y, sin embargo, cada vez que aparece ETA en el escenario, la CNN califica a la organización armada como grupo "separatista" o "independentista" vasco.

En relación a las bombas que puso ETA, y quiero cerrar ya esta post, os dejo con una noticia difundida por la prestigiosa agencia rusa de información Novosti. La agencia rusa recoge unas declaraciones de Pável Zolotariov, un experto en terrorismo. Según este experto tras los últimos atentados "atribuidos" a la organización independentista vasca podrían encontrarse los servicios secretos de un tercer Estado. Ahí queda eso.

"Moscú, 30 de julio, RIA Novosti. Pável Zolotariov, subdirector del Instituto de EEUU y Canadá, de Academia de Ciencias de Rusia, opina que los atentados perpetrados en la ciudad de Burgos y la isla de Mallorca no son obra de la organización terrorista y ETA, sino operaciones de servicios secretos de países extranjeros. Puesto que la ETA lucha por la independencia, no le conviene asumir responsabilidades en actos de ese tipo. En mi opinión, en este caso actuaron fuerzas de los servicios secretos, probablemente de algún otro Estado", dijo Zolotariov a RIA Novosti.

"Para los expertos es evidente que los servicios secretos tienen contactos con las organizaciones terroristas y agrupaciones criminales porque están en la obligación de infiltrar allí a sus agentes, y a veces, ocurre que es complicado establecer si ciertas acciones fueron obra de los servicios secretos o de las organizaciones terroristas", indicó Zolotariov.

Para fundamentar su tesis, el experto citó el caso de Kosovo y las operaciones emprendidas en ese territorio por los servicios secretos de Estados Unidos y otro caso análogo, cuando India denunció la influencia de los servicios secretos de Pakistán en los atentados terroristas ocurridos del 26 al 23 de noviembre de 2008 en Bombay. "Algo semejante puede ocurrir en España, pero no puedo comprender por qué razón esto pasa precisamente ahora", resaltó el experto ruso.

Según Zolotariov, la organización separatista vasca nunca descolló por su ferocidad y a su juicio, no hay relación entre los atentados en Burgos y Mallorca con la conmemoración del 50 aniversario de ETA. "Los atentados en cuestión no tienen que ver con el 50 aniversario de la fundación de la ETA (31 de julio de 1959) ni a los vascos ni a su organización les hace falta, estoy seguro", subrayó el especialista ruso. Dos guardias civiles murieron y varias personas quedaron heridas a causa de una explosión que se produjo hoy junto al cuartel de la Guardia Civil en Palmanova, isla de Mallorca. Ayer, 64 personas recibieron heridas a consecuencia de una fuerte explosión de una furgoneta bomba cerca del Cuartel de la Guardia Civil en la ciudad de Burgos, noroeste de España"

Historia de las fotografías: La fotografía de la izquierda no tiene historia. La tomé directamente de la propia noticia aparecida en la página web de la agencia rusa RIA-NOVOSTI. La de la derecha es una fotografía que tomé en el jardín de los manzanos donde me inspiré para escribir esta entrada.

Link de la noticia reproducida:
http://sp.rian.ru/onlinenews/20090730/122523100.html

PS: Advierto que cualquier comentario insultante hacia mi persona por no tildar de "canallas", "asesinos", "criminales" y cosas por el estilo a la organización independentista armada ETA serán eliminados. Ese tipo de calificativos peyorativos y vacíos de contenido y significado alguno son producto del discurso maniqueo y distorsionado promovido por el entramado político-institucional que controla el cotarro en Is Pain. Un discurso repetido y amplificado hasta dar náuseas por los medios de comunicación adictos al régimen. ETA existe porque hay un conflicto político en el País Vasco. Un conflicto que no se va a acabar con medidas policiales . Ni "pegándoles un tiro en la cabeza" a los terroristas como propuso hace unos días el Jefe del Estado desde su retiro estival en Mallorca. Ya he dicho en otro lugar que todo ello me importa un bledo. Pero mi opinión es que la solución al conflicto pasaría por la organización de un referéndum y que los vascos decidan si quieren ser independientes, coaligados, federados, "rejuntados" o lo que coño que quieran ser. Al fin y al cabo las fronteras ya no existen. Y da lo mismo ser vasco, francés, lituano, rumano o flamenco. Todos formamos parte de la Unión Europea donde las fronteras internas prácticamente han desaparecido. Y si un día quiero ir a tomarme unas tapas con mi amigo Patxi de San Sebastián, aunque Euskadi sea independiente, iré y me las tomaré sin ningún problema. Creo que hasta me sentarán mejor las tapas en un Euskadi independiente. Unas tapas o un šašlikas. Porque según cuentan el vasco es una lengua lejanamente emparentada con el georgiano. Lo que son las cosas.

Estadísticas de las Cartas desde el Este

6 ago. 2009

La chica de ayer: a modo de epílogo

HOY os dejo con un vídeo elaborado por mis alumnos y que ellos mismos han colgado en You Tube. Se trata de una versión en lituano de "La Chica de Ayer" de los Nacha Pop. En Lituania estoy trabajando en varios centros educativos de distinto nivel. En una universidad, en un par de colleges y también en dos institutos de secundaria. En fin, de momento me gano la vida. Pero con la crisis económica mejor que cruce los dedos. Como profesor he dado clases de "un poco de todo". Mi formación es de amplio espectro. Cargada de absurdos papeles estampados con sellos de varias universidades que dicen que soy un máster del universo en esto, en lo otro y en lo de más allá. Pura meritocracia asquerosa. Di clases de Microeconomics y de Research Methods en Klaipeda. En una universidad privada americana que hay allá. A esa experiencia debo dedicar al menos un par de posts. Gracias a esa gente acabé entrando en el sistema educativo lituano. Se trata de una institución de prestigio no sólo en Lituania sino en toda la región. A esa universidad acuden estudiantes de Rusia, Bielorusia, Ucrania. Incluso de países tan alejados como Senegal o Mongolia. Trabajar para ellos me abrió posteriormente muchas puertas. Actualmente doy clases de Business Economics en el college más grande e importante del país. Y también en una de las universidades más antiguas de Europa. Y bueno, también doy clases de Integración Europea que es, de hecho, mi especialidad.

Si volviese a Barcelona probablemente obtendría puntos por esta experiencia docente. Algún puntillo en las baremaciones amañadas de los concursos-oposiciones que organizan las administraciones locales para legalizar los enchufes. Y no sólo las administraciones locales. En la administración local el fenómeno del enchufismo es tan evidente que resulta hasta ridículo cómo lo montan. De hecho el fenómeno es generalizado. El nepotismo es parte sustancial del sistema de selección de personal de la Administración Pública española. Donde sólo los más mediocres y gregarios elementos de la sociedad obtienen una plaza de por vida. Menuda mierda. Cuando miro atrás sólo veo la miseria personal y moral en la que me hallaba inmerso. A Barcelona no vuelvo ni con una orden internacional de busca y captura del Juez Baltasar Garzón. Este blog recogerá también mis críticas a la sociedad española. Y principalmente a la sociedad catalana de la que procedo. Una sociedad esencialmente clasista e hipócrita. Se trata de un blog que recoge las experiencias y reflexiones de un exiliado. De un outsider. De un desubicado. De un resentido. De un inadaptado. De un disidente. De un antipatriota convencido. (¡Me cago en el Reino de España y en todas sus autonomías! ¡Que os den mucho "pol culo" a todos!) El hijo de un obrero con conciencia de clase. De un obrero comunista que pasó la mejor parte de su vida en Brasil. Y que murió demasiado pronto devorado por el cáncer. Dejando mujer viuda, dos niñas y un adolescente huérfanos. Un adolescente que vio cómo a su padre le entraba la rigidez de la muerte por la boca. Ése soy yo. Un producto de mis circunstancias y de mi tiempo.

Aunque trabajo como profe universitario -y retomo ahora el tema que me ocupa hoy- donde realmente disfruto como un cochino es con mis estudiantes de los gimnazijas. En los centros de secundaria donde trabajo soy un simple profesor de lengua española. Pero disfruto como un energúmeno. Trabajar en institutos de secundaria, aquí en Lituania, resulta extremadamente complicado. Porque paga el Ministerio de Educación y te exigen un montón de papeles. No es suficiente con hablar español. Debes contar con experiencia como profesor y además disponer del Certificado de Aptitud Pedagógica. Te piden referencias y todo tipo de documentos. No te van a poner delante de un grupo de teenagers si no puedes acreditar que eres un tipo equilibrado y profesionalmente solvente. Y bueno, afortunadamente todo eso lo pude acreditar sin problemas. Porque a Lituania me vine "con todo".Títulos originales, diplomas, certificados, referencias. Todo metido en un tubo de plástico como los que utilizan los arquitectos y aparejadores para que no se les arruguen sus diseños. Trabajo en dos gimnazijas. Uno de ellos es considerado el mejor instituto de secundaria del país porque sus estudiantes siempre obtienen los mejores resultados en el "examen nacional". Que es una especie de selectividad para acceder a la universidad. Este gimnazija, además, cuenta con sistema propio para seleccionar a sus estudiantes. Un sistema muy riguroso. Los candidatos deben pasar incluso por una entrevista personal. El gimnazija dispone de una residencia propia para alojar a los estudiantes que viven fuera de la ciudad. Muchos de ellos vienen desde Vilnius, a 100 kilómetros de Kaunas, donde se encuentra ubicada esta institución. Debo reconocer que el sistema les funciona pues sus alumnos son realmente buenos. Inteligentes, aplicados, creativos, respetuosos. En fin, una gloria trabajar para ellos. Con este grupo de estudiantes he establecido fuertes lazos afectivos. Es difícil de explicar. Simplemente me gustan mucho. Y creo que ellos lo perciben y me devuelven con creces el afecto que yo les doy. Como es un gimnazija de Kaunas, a menudo me los encuentro por ahí, en los sitios más insospechados. Y siempre están alegres y llenos de energía vital. Y haciendo locuras propias de la adolescencia. Me recuerdan a mi mismo cuando tenía su edad.

El vídeo que incluyo en esta entrada corresponde a la "Spanish Vakariene" que organizamos con ocasión de la finalización del curso escolar (ver mi post de 13 mayo). La "Spanish Vakariene" fue todo un exitazo. Os dejo con el vídeo y espero que os guste. La traducción de la letra al lituano, por supuesto, la hicieron mis propios alumnos. Lamentablemente Antonio Vega, el autor de "La Chica de Ayer", jamás llegó a conocer esta versión porque falleció pocos días después de que se realizara. Pero seguro que le hubiese gustado. El grupo de estudiantes que interpreta la canción estaba formado por Laurinas, Elze, Justinas y, a la guitarra, Marija U. Quien además elaboró el cartel del evento. A mi me podéis ver al fondo. Comiendo jamón, bebiendo sangría y haciendo el pamplinas.

PS: Y parece mentira que el CAP (un certificadillo que cualquiera puede obtener pagando matrícula y tomando unas clases los sábados por la mañana en las aulas de la Fundació-UPC) al final me haya servido para algo. Aquí en Lituania. Tiene su gracia la cosa.

PSS: El vídeo fue incorporado en esta entrada durante un tiempo. Pero he decidido eliminarlo por motivos personales. Quienes han tenido que verlo ya lo han visto. Incluyo una fotografía de la estupenda sangría que elaboré con la ayuda de los propios estudiantes. (Nota incluída el 25 de agosto de 2009)

Estadísticas de las Cartas desde el Este

2 ago. 2009

¿Unas cervezas?

HOY es dos de agosto. Estamos en pleno verano. Muchos amigos míos están fuera. Algunos se han ido a la playa. En la costa lituana encontramos playas muy bonitas. Distintas de las playas mediterráneas de la costa española. Distintas en cuanto a olores, texturas, colores, sabores y sonidos. Distintas en cuanto al paisaje y también, claro está, en cuanto al paisanaje que pulula por ellas. Sobre las playas de Lituania ya volveré en otra ocasión. Antes de que finalice este mes. Ahora, utilizando un lenguaje un tanto castrense, tengo varios "frentes abiertos" en mi blog. Quisiera escribir un post sobre la crisis financiera, económica y política que se vive en Islandia. Y cerrar, con una nueva carta (que sería la tercera), el capítulo islandés. Mi experiencia allá fue corta. Sin embargo, mantengo relación con Edward H., un profesor de la Universidad de Akureyri. Y también con un pastor luterano de Skálholt, un pueblo pintoresco que visité, no muy lejos del Gran Geysir y de las impresionantes cataratas de Gullfoss, con un paisaje dominado por el gigantesco glaciar Langjokull de fondo. Skálholt había sido durante 700 años el centro espiritual y cultural de Islandia hasta que el Rey de Dinamarca decidió centralizar todas las instituciones islandesas en Reykjavík, allá por el año 1801. Creo que incluiré un par de posts con fotografías del espectacular paisaje del lugar. Bueno, otra vez me voy por los cerros de Úbeda. Cerraré, por tanto, el capítulo islandés pronto. También quiero añadir un par de posts más sobre la crisis económica que sufre Lituania y los otros dos "ex-tigres del báltico" (Letonia y Estonia ). Y me gustaría cerrar el mes con alguna carta dedicada a la República de Užupis, un barrio muy carismático de Vilnius y que viene a ser como el Montmatre de la capital lituana. El barrio bohemio de Vilnius. Užupis significa, en lituano, "al otro lado del río". Los nombres que los lituanos dan a sus barrios no son demasiado imaginativos que digamos. Cuando empiezas a dominar un poco la lengua te das cuenta que en Lituania suele haber una correspondencia entre la denominación de los lugares y las características particulares del sitio designado. Užupis significa "al otro lado del río" porque el barrio se encuentra, como ya he dicho, al otro lado del pequeño río Vilnia. O Vilnelė, como aquí es popular y cariñosamente denominado. El Vilnelė es un afluente del río Neris que a su vez se incorpora a las aguas del gran río Nemunas (Neman en español), aquí en Kaunas. Se supone que el pequeño Vilnia vino a dar el nombre a la capital de Lituana. Vilnia, por cierto, procede de "vilnis", que en lituano significa "fuente". Ya he dicho que los nombres geográficos son aquí muy descriptivos. Otro ejemplo lo tenemos en el nombre del distrito universitario de Saulėtekis, que se encuentra al Este de la capital. Por donde nace el sol. Saulėtekis es una palabra lituana que significa "amanecer". Yo vivo en Kaunas, en el barrio de Zaliakalnis o "monte verde". Y efectivamente este barrio está en una especie de loma donde abundan los árboles. Mi chica vive en Raudondvaris, que es un pueblecito que se encuentra a unos 15 minutos en coche de Kaunas. Raudondvaris significa "palacio rojo" porque, en efecto, hay un hermoso palacio rojo que perteneció a uno de los Grandes Duques de Lituania. Un palacio renacentista donde, a menudo, se van a hacer fotos las parejas de novios recién casados con toda la comitiva nupcial incluida. El Palacio de Raudondvaris tiene una hermosa torre de ladrillo rojo y cuenta con unos jardines versallescos, un gran invernadero lleno de plantas exóticas y unas impresionantes caballerizas. El complejo está bastante descuidado y clama a gritos una urgente rehabilitación. Pero, de momento, el dinero no llega. Desidia municipal según parece. Sin embargo, la parejas de novios siguen acudiendo al viejo palacio de Raudondvaris para hacerse la fotografía de bodas. Porque es como una tradición no escrita en ningún sitio pero que mucha gente sigue. El Palacio contaba con una importante colección de pinturas de Leonardo da Vinci, Caravaggio y Rubens. Poca broma. A los ricos y poderosos siempre les ha gustado demostrar que lo son. Y adquieren obras de arte simplemente porque los pobres no pueden permitírselo. Por avatares de la historia el palacio acabó siendo propiedad de una familia noble polaca y fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Y lo que son las cosas, el palacio sólo existe porque fue totalmente reconstruido por los soviéticos entre 1959 y 1973. Y transformado en un albergue para jóvenes. El gobierno lituano, después de casi veinte años de independencia, no ha tenido narices de invertir en su rehabilitación. Lo que hizo fue privatizar las casas de los sirvientes del Duque. Un conjunto de casas anejas al palacio y que servían como alojamiento para los criados.Y es muy extraño ver, junto al majestuoso palacio vacío, esas casas de los sirvientes, que sí están habitadas por familias lituanas. Con la ropa colgada en la ventana y los niños jugando con el perro en la puerta.

Bueno, he trazado un poco el camino que pienso seguir desde ahora hasta que finalice este mes de agosto. Al menos éstas son mis pretensiones iniciales. Luego, ya veremos que dijo un ciego. Por otro lado, creo que voy a introducir ciertas modificaciones en el diseño del blog. Soy un bloguero todavía novato. Y voy aprendiendo sobre la marcha. Algunos amigos me comentan que debería incorporar más fotografías y material gráfico. Y que también debería intercalar unos posts más cortos entre mis largas "Cartas desde el Este". Creo que tienen razón. También debería incluir información que pudiera resultar útil a un público de amplio espectro. No sé. Tampoco voy a convertir mi blog en una guía turística. Ni en una versión cutre de la wikipedia. Pero creo que sí acabaré por incluir un poco más de información que pueda resultar de interés a un amplio abanico de potenciales lectores. Ya veremos.

El blog, por cierto, me está acercando a otras personas que, como yo mismo, escriben en castellano desde o sobre el Este de Europa. Blogueros a los que no conozco personalmente pero con las que mantengo fuertes afinidades. Afinidades que van más allá de las ideológicas. Afinidades "existenciales" por llamarlas de alguna manera. Como me ocurre con el compañero Jose Luís. Que nació y vivió en el barrio madrileño de Vallecas y que, un buen día, decidió coger los arreos y plantarse en Bucarest. Su blog sobre Rumanía, "Un vallekano en Rumanía", es de visita y consulta obligatoria. A Jose Luís le dedico la fotografía con la colección de cervezas que aparece en este post y le digo también que mi chica se encuentra, en estos momentos, en algún lugar entre Kaunas y Hungría. Haciendo "dedo" con otra lituana medio loca como ella. Su plan es ir a Budapest y luego, desde allá, a una especie de festival de música que se celebra en Ucrania. Donde estará un par de días. Después igual se deja caer por Rumanía. No sé. Creo que su destino final es Móstar. La martirizada ciudad de la ex-Yugoslavia. Si se pasa por Bucarest estoy seguro que acabará llamándote. Cuídamela si finalmente decide caerte por ahí. Me dijo que todo dependía de dónde la llevase el viento. O de a donde la llevasen. Porque viajar como hitch-hiker es bastante azaroso. Y uno nunca sabe exactamente quién te va a recoger en el camino. Ni adónde vas a ir a parar. Hace unos días celebramos nuestro tercer aniversario juntos. Si no fuese por ella yo, simplemente, no estaría escribiendo desde Kaunas. Ni haciéndole fotografías a botellas vacías de cerveza lituana. Y este blog mismo no existiría.

Historia de la fotografía: Está claro que lo que aparece en esta fotografía es un conjunto de cascos de cerveza vacíos. Aquí, en Lituania, los cascos de cerveza son reciclables. Te dan 25 céntimos de lita por cada uno que llevas al supermercado. La fotografía la tomé en mi apartamento. Por supuesto, todas esas cervezas me las he bebido yo. Faltaría más. Mi favorita es la Švyturys "baltas" que es una cerveza blanca de trigo sin filtrar. Un tipo de cerveza que no existe en España. Svyturys es la compañía de cerveza más popular de este país. "Svyturys" significa "faro" en lituano. Y, como no podía ser menos, la fábrica de cerveza se encuentra en la ciudad del faro que reproducen en su logo. La ciudad portuaria de Klaipeda. La Švyturys "baltas" o "blanca" se debe tomar muy fría y con una rodaja de limón. Desafortunadamente no la sirven en todos los bares y restaurantes. Pero se puede adquirir, sin problemas, en los supermercados. Es una cerveza muy popular entre los estudiantes y entre la pequeña comunidad de extranjeros que vivimos aquí. También me gusta la cerveza Fortas, fabricada por la compañía Ragutis, aquí en Kaunas. Es una cerveza negra de cebada con un sabor tostado muy propio de esta marca. De hecho, en este país, hay decenas de pequeñas compañías que fabrican cerveza. Algunas lo hacen de forma artesanal, siguiendo viejas recetas y procedimientos locales. ¡A menudo paraíso cervecero me he venido a vivir yo! En Barcelona tenía que conformarme con la "Estrella" o la "San Miguel". Y poca cosa más. No le recomiendo a Barack Obama que se pase por España. Al menos no a tomar cervezas. Y creo que a él le gusta tomar cervezas con Biden y los amigos. "Diplomacia de la cerveza" lo llaman en la CNN.

Coloqué, por cierto, detrás de las botellas, una fotografía muy conocida de unos
obreros construyendo el Empire State Bulding. Unos obreros sentados en una viga de acero a la "hora del bocadillo" que decimos en España. Eran tiempos de depresión económica en el mundo. Más o menos como los que vivimos ahora. Cerveza y obreros deprimidos. Me pareció una combinación oportuna y sugerente. El cuadro lo compré en "Tomas Philips" una cadena de distribución alemana que cuenta con una pequeña red de establecimientos en Lituania. Y en la que puedes adquirir las cosas más extrañas que te puedas imaginar. Desde ropa para adultos hasta cerveza alemana de baja calidad. O "potitos " para bebés. Incluso antiguos juegos del "Inspector Gadget".