6 ago. 2009

La chica de ayer: a modo de epílogo

HOY os dejo con un vídeo elaborado por mis alumnos y que ellos mismos han colgado en You Tube. Se trata de una versión en lituano de "La Chica de Ayer" de los Nacha Pop. En Lituania estoy trabajando en varios centros educativos de distinto nivel. En una universidad, en un par de colleges y también en dos institutos de secundaria. En fin, de momento me gano la vida. Pero con la crisis económica mejor que cruce los dedos. Como profesor he dado clases de "un poco de todo". Mi formación es de amplio espectro. Cargada de absurdos papeles estampados con sellos de varias universidades que dicen que soy un máster del universo en esto, en lo otro y en lo de más allá. Pura meritocracia asquerosa. Di clases de Microeconomics y de Research Methods en Klaipeda. En una universidad privada americana que hay allá. A esa experiencia debo dedicar al menos un par de posts. Gracias a esa gente acabé entrando en el sistema educativo lituano. Se trata de una institución de prestigio no sólo en Lituania sino en toda la región. A esa universidad acuden estudiantes de Rusia, Bielorusia, Ucrania. Incluso de países tan alejados como Senegal o Mongolia. Trabajar para ellos me abrió posteriormente muchas puertas. Actualmente doy clases de Business Economics en el college más grande e importante del país. Y también en una de las universidades más antiguas de Europa. Y bueno, también doy clases de Integración Europea que es, de hecho, mi especialidad.

Si volviese a Barcelona probablemente obtendría puntos por esta experiencia docente. Algún puntillo en las baremaciones amañadas de los concursos-oposiciones que organizan las administraciones locales para legalizar los enchufes. Y no sólo las administraciones locales. En la administración local el fenómeno del enchufismo es tan evidente que resulta hasta ridículo cómo lo montan. De hecho el fenómeno es generalizado. El nepotismo es parte sustancial del sistema de selección de personal de la Administración Pública española. Donde sólo los más mediocres y gregarios elementos de la sociedad obtienen una plaza de por vida. Menuda mierda. Cuando miro atrás sólo veo la miseria personal y moral en la que me hallaba inmerso. A Barcelona no vuelvo ni con una orden internacional de busca y captura del Juez Baltasar Garzón. Este blog recogerá también mis críticas a la sociedad española. Y principalmente a la sociedad catalana de la que procedo. Una sociedad esencialmente clasista e hipócrita. Se trata de un blog que recoge las experiencias y reflexiones de un exiliado. De un outsider. De un desubicado. De un resentido. De un inadaptado. De un disidente. De un antipatriota convencido. (¡Me cago en el Reino de España y en todas sus autonomías! ¡Que os den mucho "pol culo" a todos!) El hijo de un obrero con conciencia de clase. De un obrero comunista que pasó la mejor parte de su vida en Brasil. Y que murió demasiado pronto devorado por el cáncer. Dejando mujer viuda, dos niñas y un adolescente huérfanos. Un adolescente que vio cómo a su padre le entraba la rigidez de la muerte por la boca. Ése soy yo. Un producto de mis circunstancias y de mi tiempo.

Aunque trabajo como profe universitario -y retomo ahora el tema que me ocupa hoy- donde realmente disfruto como un cochino es con mis estudiantes de los gimnazijas. En los centros de secundaria donde trabajo soy un simple profesor de lengua española. Pero disfruto como un energúmeno. Trabajar en institutos de secundaria, aquí en Lituania, resulta extremadamente complicado. Porque paga el Ministerio de Educación y te exigen un montón de papeles. No es suficiente con hablar español. Debes contar con experiencia como profesor y además disponer del Certificado de Aptitud Pedagógica. Te piden referencias y todo tipo de documentos. No te van a poner delante de un grupo de teenagers si no puedes acreditar que eres un tipo equilibrado y profesionalmente solvente. Y bueno, afortunadamente todo eso lo pude acreditar sin problemas. Porque a Lituania me vine "con todo".Títulos originales, diplomas, certificados, referencias. Todo metido en un tubo de plástico como los que utilizan los arquitectos y aparejadores para que no se les arruguen sus diseños. Trabajo en dos gimnazijas. Uno de ellos es considerado el mejor instituto de secundaria del país porque sus estudiantes siempre obtienen los mejores resultados en el "examen nacional". Que es una especie de selectividad para acceder a la universidad. Este gimnazija, además, cuenta con sistema propio para seleccionar a sus estudiantes. Un sistema muy riguroso. Los candidatos deben pasar incluso por una entrevista personal. El gimnazija dispone de una residencia propia para alojar a los estudiantes que viven fuera de la ciudad. Muchos de ellos vienen desde Vilnius, a 100 kilómetros de Kaunas, donde se encuentra ubicada esta institución. Debo reconocer que el sistema les funciona pues sus alumnos son realmente buenos. Inteligentes, aplicados, creativos, respetuosos. En fin, una gloria trabajar para ellos. Con este grupo de estudiantes he establecido fuertes lazos afectivos. Es difícil de explicar. Simplemente me gustan mucho. Y creo que ellos lo perciben y me devuelven con creces el afecto que yo les doy. Como es un gimnazija de Kaunas, a menudo me los encuentro por ahí, en los sitios más insospechados. Y siempre están alegres y llenos de energía vital. Y haciendo locuras propias de la adolescencia. Me recuerdan a mi mismo cuando tenía su edad.

El vídeo que incluyo en esta entrada corresponde a la "Spanish Vakariene" que organizamos con ocasión de la finalización del curso escolar (ver mi post de 13 mayo). La "Spanish Vakariene" fue todo un exitazo. Os dejo con el vídeo y espero que os guste. La traducción de la letra al lituano, por supuesto, la hicieron mis propios alumnos. Lamentablemente Antonio Vega, el autor de "La Chica de Ayer", jamás llegó a conocer esta versión porque falleció pocos días después de que se realizara. Pero seguro que le hubiese gustado. El grupo de estudiantes que interpreta la canción estaba formado por Laurinas, Elze, Justinas y, a la guitarra, Marija U. Quien además elaboró el cartel del evento. A mi me podéis ver al fondo. Comiendo jamón, bebiendo sangría y haciendo el pamplinas.

PS: Y parece mentira que el CAP (un certificadillo que cualquiera puede obtener pagando matrícula y tomando unas clases los sábados por la mañana en las aulas de la Fundació-UPC) al final me haya servido para algo. Aquí en Lituania. Tiene su gracia la cosa.

PSS: El vídeo fue incorporado en esta entrada durante un tiempo. Pero he decidido eliminarlo por motivos personales. Quienes han tenido que verlo ya lo han visto. Incluyo una fotografía de la estupenda sangría que elaboré con la ayuda de los propios estudiantes. (Nota incluída el 25 de agosto de 2009)

Estadísticas de las Cartas desde el Este

5 comentarios:

  1. Pues verás: vengo del concurso de 20 minutos. Yo también participo como expatriado. ¿Y sabes qué? Me da igual que me votes o no, me visites o no. Yo ya me he suscrito a tu blog.

    Me encanta el planteamiento de expatriado, me encantan tus argumentos para dejar el país )los firmo yo también), pero sobre todo me encanta la ilusión con la que miras al futuro y el amor que pones en tu trabajo con esos chicos.

    Degraciadamente sólo he estado una vez en Vilnius, y fue dentro de una gira por los Bálticos, pero me dejó un tremendo aroma a ganas de hacer cosas por parte de la gente. La vi muy ilusionada.

    Bueno, seguiré pasando por aquí. La versión de la chica de ayer no está mal, no...

    Mariano
    marianolozano.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Mariano. Gracias por tu comentario. soy un bloguero nuevo. Y bueno, supongo que me he puesto a escribirlo porque tengo cosas que contar. He incluido mi blog a varios buscadores. Y también en el concurso ese de 20 minutos. Pero la verdad que lo hice sólo para promocionar un poco mi blog. Y para que fuera posicionándose mejor en el google.

    Escribo este blog sin más pretensiones que contar lo que pienso de las cosas. Y bueno, también sobre mi vida como emigrante "con papeles" a lo que en otro día formaba parte del denominado "bloque del Este".

    Me alegro que te hayagustado la versión lituana de "La Chica de Ayer". En mi modesta opinión es bastante mejor que la que hizo el hijo de Julio Iglesias.

    Venga me paso por tu blog y todavía no he votado a nadie. Así que te voto. Y así ya estamos en paz. Un abrazo desde Kaunas.

    Argonautas

    ResponderEliminar
  3. Gracias Argonautas. Pasaré más a menudo. Me encanta la asociación antiplastas Erasmus y demás guiños :-D
    Abrazos!

    marianolozano.com

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien suscribo tus razones sobre la huida de la Una, Grande y Libre. Y la verdad que tampoco tengo muchas ganas de volver, salvo a ver a mi familia y amigos. En fin, a ver si voy a Lituania o vienes tu a Bucuresti.

    Por cierto, lo del CAP es todo una sorpresa, al fin sirve para algo (aunque en realidad es una gilipollez como se consigue).

    Salud

    pd. ah, yo no tengo ni idea de ese concurso de 20 minutos (en que consiste?)

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Mariano: Gracias por tus comentarios. Sobre el tema Erasmus. Bueno muy pronto subiré un post sobre el tema. Aquí hace unos meses acabaron deteniendo a tres niñatos españoles por mearse en la bandera lituana. Estuvieron detenidos y le hicieron un juicio y todo que salió por televisión en prime time.

    Jose Luís: A Lituania puedes venir, tu y tu compañera, cuando os de la gana. No hace falta ni decirlo ;) Nunca he estado en Rumanía y la verdad es que sí que me apetece pasarme por allá. Estoy mirando las mejores combinaciones. Y un momento que sea bueno para mi. Ya te diré algo.

    En cuanto al CAP, sí yo también quedé muy sorprendido.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios y sugerencias. Te envío un saludo.Argonautas.