24 dic. 2009

Linksmų Šventų Kalėdų, Feliz Navidad, Bon Nadal, Merry Chritsmas

La composición la hice yo mismo con hojas de María y el famoso libro de Vladimir.
ACABÓ el semestre para mí. Yeeeeeepi!!!!!!!!! Estas dos últimas semanas es que no he tenido tiempo ni para afeitarme. Y todavía hoy debo ir a Vilnius a poner unas notas y a firmar unos documentos. Aquí el general invierno ha entrado con fuerza. Y lo hizo de sopetón después de un otoño bastante suave. Las temperaturas cayeron aquí hasta los -20 grados Celsius y ha estado nevando durante más de una semana. Lo sorprendente del asunto es que a los lituanos no parece importarle demasiado el tema. Un proverbio lituano dice que no hay mal tiempo sino mala ropa. Este pueblo está perfectamente adaptado a las severísimas condiciones de este clima. Todavía, después de casi tres años viviendo aquí, me maravillo ante la puntualidad de esta gente. Que llega a su puesto de trabajo a las 8 de la mañana. En punto. Incluso si afuera está cayendo una nevada de la leche. Me maravilla ver a mi estudiantes acudir a mis clases de microeconomía. Que son un "tostón" insoportable. Llegan siempre cinco minutos antes de la lección. Ellos siempre serios, callados, taciturnos. Inexpresivos. Ellas siempre alegres, dicharacheras, bien pintadas, elegantes. Todavía no entiendo cómo se puede ir con medias, minifalda y zapatos de punta de aguja en medio de la tormenta de nieve. Pero la lituana es un especimen de mujer distinto. Adaptada al frío, a la nieve, al agua. Resistente a los elementos. Como si estuviera hecha de fibra Gore-Tex. Una mujer que no se queja nunca.

Hoy por la noche voy a cenar en la casa de campo de los abuelos de mi chica. En Raudondvaris o "Palacio Rojo". Un pueblito que se encuentra a unos diez kilómetros de Kaunas. Voy a celebrar el
Kūčios
, la Noche Buena al estilo tradicional lituano. Es una celebración sin alcohol. Donde, según la tradición, he de comer 12 pequeños platos de comida y beber un brebaje que está hecho de semillas de opio. Y que se llama agounų pienas o leche de amapola en lituano. Ya sé que suena extraño lo que voy a decir. Pero aquí, en Lituania, en numerosos jardines y huertos la gente planta amapola y cannabis. Y bueno, a ellos les resulta natural. Todavía no entiendo muy bien si se trata de opio de verdad. Pero según me cuenta mi chica parece que sí lo es. En cuanto a la marihuana os puedo asegurar que es "buena". Y para demostrarlo subo en este post una fotografía que tomé de unas hojas de marihuana que cogí yo mismo. Pertenecen a una planta que crecía en medio de un parque público. A poca distancia del Soboras, la iglesia más carismática de Kaunas. El libro que aparace en la fotografía es de Lenin. "El Estado y la Revolución" editado e impreso en Moscú en lengua española por la mítica Editorial Progreso. En el año 1985. Y lo compré en Els Encants de Barcelona, en un puesto de libros de segunda mano. Me lo traje a Lituania para hacerle la gracia a mi chica. Que es una anticomunista furibunda. Y poseedora de uno de los mejores traseros de Kaunas. Que ya es decir. A pesar de nuestras desavenencias políticas estamos enganchadísimos todavía. Después de más de tres años juntos. Sobre la historia de la familia de mi chica ya hablaré en otra ocasión. Como apunte solo diré que su bisabuela era propietaria de una fábrica que producía ropa para el ejército del presidente Antanas Smetona. Del que era muy amiga. Y que fue deportada, junto con otros miembros de la familia, a Siberia por Josif Stalin. Los abuelos de mi chica nacieron en Siberia y son descendientes los dos de lituanos deportados en el gulag. Y uno de los tío-abuelos de mi chica era miembro de un grupo de partizanu que estuvo operativo en Kaunas hasta mediados de los años 50. Y que fue fusilado sin demasiadas contemplaciones cuando fue capturado por la policía soviética. Joder, con estos precedentes no me extraña que mi chica sea como es. Y a veces siento que me quedo sin argumentos cuando intento defender los logros del socialismo soviético. Volveré sobre el asunto cuando pueda.

Y hablando de marihuana, el día 2 de enero estaré en Siulai, en pleno corazón de Samogitia o Zemaitija. Mi amigo Aurimas O., que es un "broker" especialista en fondos de pensiones, me ha invitado a pasarme por allá. A comer en la casa de su abuela. Que todavía habla samogitio. En Samogitia, por cierto, hoy celebran la noche buena comiendo pastelitos rellenos de cannabis. Toda esta información me la ha pasado mi chica. Que, aunque liberal en sus costumbres, es una lituana de pura cepa, descendiente directa de uno de los Duques de Lituania. De lo que se siente muy orgullosa. Una lituana que ama su tierra y que conoce perfectamente las tradiciones de su país. A mi todo eso me importa un pimiento. Yo soy un paria de la tierra. Y mi madre no guarda el escudo de armas de la familia porque sencillamente no tenemos escudo de armas. Y en cuanto a las tradiciones de Catalunya, tal vez siento cierta fascinación por el caganer. Que viene a ser una figurilla que se coloca en el Belén. No muy lejos del Niño Jesús. La figura de un pagès catalán "dando de vientre" y enseñando el culo. Creo que el caganer es el símbolo que mejor representa la cultura catalana. Y de lo que Catalunya ha aportado y puede aportar al mundo. Un psicólogo de la escuela freudiana podría probablemente hacer una disertación sobre el significado del caganer. Yo no soy freudiano pero no tendría problemas en admitir que existe una relación oral-anal entre el pueblo catalán y el resto del Reino de España. Oral-anal, o como quiera que se denomine a las relaciones sadomasoquistas. Pues ya digo que no domino la jerga freudiana en absoluto.

Estos días voy a recibir la visita de otro bloguero, Asier, el autor de "Cartas del Este", un blog absolutamente recomendable para todos los que quieran conocer lo que está ocurriendo en los países que en otro tiempo estaban "al otro lado del muro". El tipo ése tiene la familia de su pareja en Riga. Supongo que su chica debe ser letona. Hace unos días me envió un mensaje a mi mail. Una carta en catalán, lo que tiene su gracia pues el payo es de Bilbao. En fin, hemos acordado encontrarnos estas navidades. Creo que al final acabaremos por compartir algunas cervezas juntos. Si viene a Kaunas ya le haré probar un poco de la
María que recogí yo mismo este verano. A ver si le gusta.

Y bueno, os deseo a todos que tengáis una Feliz Navidad y tal. Es la primera vez que no podré beber alcohol porque aquí, en la tradición lituana, está estrictamente prohibido beber alcohol esta noche. Sólo se puede beber zumo de fruta y el
agounų pienas. Que se toma con cuchara como si se tratara de una sopa fría. Ya os contaré qué tal sabe. Y cómo me fue la Noche Buena entre esta gente. La Noche Buena compartida con miembros de la última tribu pagana de Europa. Y que celebran el nacimiento del Mesías bebiendo un brebaje hecho con semillas de opio hervidas o comiendo pastelitos rellenos de cannabis. Por algo Lituania es el único país de Europa con una bandera nacional que se parece a la bandera "rastafari". Una bandera rasta con los colores mal combinados.

Linksmų Šventų Kalėdų ir Laiming
ų Naujujų Metų!
Merry Christmas and Happy New Year!
Bon Nadal i Feliç Any Nou!
Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!



Estadísticas de las Cartas desde el Este

14 dic. 2009

Repúblicas minúsculas: de Manresa a Sujumi

YA ESTOY instalado en mi nuevo apartamento. Y por fin tengo internet en casa. Desafortunadamente lo que no tengo es tiempo. Esta semana coincide con el fin del semestre y debo preparar los exámenes, corregir ejercicios y hacer un montón de cosas. Todavía tengo algunas bolsas repletas de objetos personales que debo desempaquetar.

Sin embargo, no puedo dejar de hablar del referéndum que se celebró ayer en Catalunya. Entiendo, por las noticias que he visto en TV5 Monde y en BBC News, que lo que han montado en mi "patria chica" ha sido una solemne payasada. A la élite que "fa i desfà" en el pantano catalán le importa un pebrot la independencia de Catalunya. El discurso nacionalista sirve en Catalunya para mantener entretenido al personal. El espantajo de la independencia se utiliza, a lo sumo, como moneda de cambio para obtener mayores cuotas de poder ante la Corte. En fin, no sé cómo le voy a explicar a mis amigos de aquí que en Catalunya los referéndums para la independencia no son para independizarse sino para montar el show y mirar para otro sitio. Porque los problemas reales de la sociedad catalana (desempleo, falta de vivienda asequible, corrupción institucional generalizada, falta de perspectivas para los más jóvenes, exclusión social, etc...) no los va a resolver el tipo ése de Almería que ocupa el cargo de President de la Generalitat. Ni el "camarada" Saura y sus gossos d'esquadra. Ni esa colla botifarrera de niños pijos independentistas de pacotilla. Que se mueven entre el PSAN y CiU. Y que cuando sean mayores acabarán por heredar los negocios de sus papás. O por ocupar algún cargo en la administración local o autonómica. O las cátedras de la endogámica y muy elitista universidad catalana. A todos ellos ya les va bien que las cosas continúen como están. Y mantener el statu quo. Colla de paràsits!

Incluyo en este post un documento del Gobierno de la República de Osetia del Sur. Un pueblo que "de verdad" quiere ser independiente. Y que se encuentra enclavado en esa provincia norteamericana llamada Georgia. Administrada por el gobernador Mikheil Saakashvili, el criminal de guerra políglota designado por Washington para controlar esa zona estratégica del Cáucaso. Un tipo decididamente peligroso. El documento hace referencia al report del enviado especial de la Unión Europea. Un report que trataba de esclarecer los luctuosos hechos de la guerra de agosto de 2008. Que fue iniciada por el aventurero Saakashvili . Fue él quien quebró la pax olimpica de los Juegos de Beijing. Y no los rusos como todavía algunos se emperran en decir. El report del enviado de la UE parece que esclarece bien poco.

En fin, he tenido dos estudiantes osetios nacidos en Sujumi. Y tuve también una estudiante de Abkhazia. En los tiempos en que trabajé como profe en Klaipeda. En una universidad financiada por charities norteamericanas y canadienses que hay allá. La universidad que acabó por abrirme las puertas de la docencia en este país donde resido ahora. Con todos esos estudiantes mantengo todavía una fluida relación. A través de facebook y skype principalmente. Con Dina S., una niña de Abkhazia que está como un queso de buena, la relación es más que fluida. El jueves pasado me fui a bailar con ella al Artistai, mi club favorito de Vilnius. En la entrada del barrio bohemio de Uzupis. Y bueno, aquí en Kaunas, he acabado por confraternizar también con un inmigrante moldavo de la República de Transnistria. Que está casado con una lituana. Y que tenía abierto un cybercafé en el Senas Miestas o casco viejo de Kaunas. Un negocio que hace unos meses traspasó a un holandés. Que lo ha transformado en el sitio de copas más popular de Kaunas. El recientemente inaugurado Pas Stanley. Donde van a lucir palmito todos los fines de semana las niñas más guapas de esta ciudad. Entre las que incluyo a mi chica, claro.

No sé por qué pero me parece que atraigo a los freakies, a los perdedores, a los outsiders. Probablemente porque me reconozcan como su igual. Como uno de ellos. El ser catalán "no_de_pata_negra", hijo de inmigrados, nieto de republicanos, filo-comunista y antipatriota convencido me convierte en un perdedor, en un outsider, en un tipo extraviado en el camino. En alguien sin patria y sin bandera. En alguien como ellos.

Aunque este blog va a continuar siendo un blog personal, enfocado en las experiencias personales de este bloguero, he decidido prestar especial atención a las pequeñas repúblicas ex-soviéticas que no encuentran acomodo en la "comunidad internacional" de naciones. Incluso he abierto, en la parte lateral derecha de este blog, una serie de links que permiten acceder directamente a las websites de los gobiernos de esas minúsculas repúblicas. Incluiré de vez en cuando, bajo la etiqueta o label de "Repúblicas Minúsculas", noticias, reflexiones y fotografías de esos pequeños países. Y no descarto que en el futuro acabe encontrando una oportunidad para pisar las calles de Sukhum (Sujumi), de Tirasopol o de Tshkinval. Joder, cómo me molaría dar clases "de_lo_que _sea" en Abkhazia! Según me ha contado mi ex-alumna las playas allá son fantásticas. Y también la cerveza. Todavía no conozco a nadie de Stepanakert. Pero tiempo al tiempo.

PS: Por cierto, este fin de semana se celebraron elecciones presidenciales en Abkhazia. Resultó elegido Sergey Bagapsh quien prometió defender la independencia del país. Y buscar el reconocimiento de la comunidad de países que no se someten a los dictados del régimen de Washington. La noticia puede leerse haciendo un click sobre la bandera de Abkhazia que aparece en el margen derecho de este blog. ¿Que quién diantres es Sergey Bapagsh? ¿Y quién diantres es Montilla? Catalunya no pinta nada en ningún sitio. Es simplemente esa región de España que tiene un equipo de futbol bastante bueno y una capital con algunos monumentos modernistas interesantes. Una capital que organizó unos Juegos Olímpicos que no estuvieron del todo mal. De eso hace ya muchos años. Y cuyo zoo tenía un gorila albino que se murió de purito viejo. Y poco más, la verdad. Quizá también una cantante de ópera con sobrepeso y ya entrada en años. Y el tipo alto ése que juega a baloncesto en la NBA.

PSS: Escribo esta apostilla el martes 15 de diciembre. Hace hoy un frío de narices aquí en Lituania. La temperaturas bajaron de sopetón hasta los -18 grados Celsius.

Sé que debería irme a dormir y dejarme de "frikadas". Pero no puedo dejar de reproducir una noticia aparecida en la website de la Agencia de noticias rusa RIA-NOVOSTI. Resulta que la isla de Nuaru -que como todo el mundo sabe es un estado ubicado en el Pacífico- acaba de firmar un acuerdo comercial con Abkhazia. Es el cuarto estado que reconoce la independencia de este país. Los otros tres han sido Rusia, claro está, y los "muy rojos" gobiernos de Venezuela y Nicaragua. http://sp.rian.ru/onlinenews/20091215/124380057.html.

Abkhazia ocupará un sillón en la ONU antes que esa regioncilla botifarrera del Reino de España que monta referéndums de mentirijillas. Eso lo tengo claro.
10-02-09 Responses From the RSO Government to the EU Report


Estadísticas de las Cartas desde el Este

4 dic. 2009

La silla y nuevamente en Budapest.

ESTE es el último post que escribo desde mi viejo apartamento. De hecho debía haberme largado ya. Pero me ha resultado del todo imposible trasladar todas mis cosas al que será mi nuevo hogar por al menos un año. El traslado se inició el fin de semana pasado. Que fue un fin de semana realmente ajetreado. Se me juntaron varias cosas a la vez. En primer lugar tenía que corregir los exámenes parciales (los mid-term exam) que había puesto en mis clases de micro y macroeconomía. Y este año tengo un montón de estudiantes. O sea que tenía un apartamento por desmantelar. Y unos cien exámenes por corregir. Por otro lado me cayó encima también mi amigo Enrique, el DJ venezolano que pincha un par de fines de semana por mes en un club de Kaunas. Y se trajo a un coleguilla suyo, que es lituano, a montarse la fiesta acá. En mi pequeño y desangelado apartamento soviético sin persianas. No me importaba que se alojaran aquí por unos días. Les di las llaves y me fui al nuevo apartamento a corregir ejercicios. El piso me lo dejaron hecho un asco. Cuando volví, el domingo por la noche, me encontré unas bragas colgando en el picaporte de la puerta del comedor. Unas bragas tipo tanga. De color rojo y negro. Como las que utilizan las fulanas baratas. O los putones berbeneros. Luego me contaron que precisamente la dueña de esas bragas era una de las clientas de la discoteca donde pinchaba Enrique. Una casada cuarentona que acabó liándose con el amigo de Enrique. Según parece tuvieron aquí una buena jodienda. Lo que no me hizo demasiada gracia, la verdad. Le tomé unas fotos a las bragas. Igual un día se me ocurre subir un post sobre el tema. Y hablar sobre el rol de la mujer en el Este de Europa. Ahora no tengo el humor necesario para abordar un tema tan espinoso. Pero los caballeros que han residido por alguna temporada en el Este de Europa saben perfectamente de lo que estoy hablando. Resulta obvio que aquí las mujeres son distintas en muchos aspectos a las féminas que padecemos en España. Y no sólo me refiero a su apariencia física. Que es algo que salta a la vista nada más poner pie en alguno de los aeropuertos del Este de Europa. Me refiero, sobre todo, a la posición que la mujer ocupa en la sociedad. Lituania es todavía una sociedad agraria. Una sociedad donde la mujer está hecha para casarse joven y para tener hijos pronto. Y para complacer al varón. Las mujeres tienen aquí un ritmo vital distinto. Un ritmo vital de alguna manera más cercano a la Naturaleza. En las sociedades occidentales "desarrolladas" las mujeres están sometidas a un entorno ultracompetitivo. Hostil a su propia naturaleza. Un entorno que las empuja a postergar su maternidad sine die. Y que las aboca a la neurosis y a la infelicidad más profunda. Porque desde mi punto de vista en países como España las mujeres son bastante más infelices que en las sociedades agrarias del Este de Europa. Esta opinión se basa ciertamente en mi experiencia personal como inmigrado en un país concreto. Una experiencia que se circunscribe a Lituania y quizás también a los otras dos repúblicas bálticas. He visitado en numerosas ocasiones otros países del Este de Europa. Y procuro mantenerme informado de todo lo que ocurre en esos países. Pero de ellos sólo tengo un conocimiento superficial. Y no conozco más que la punta del iceberg de esas sociedades. En fin, debo irme a dormir ya. La última vez que duermo aquí. Mañana empaquetaré el resto de mis cosas. Y le haré entrega de las llaves al dueño de este pequeño apartamento. Un apartamento del que siempre guardaré un buen recuerdo. Pues éste ha sido mi hogar por más de dos años y medio. Y de alguna manera lo siento como mi verdadero hogar. En la Avenida de los Voluntarios o Savanoriu Prospektas. La arteria principal de Kaunas. Por donde suben y bajan casi todos los trolebuses de la ciudad. Y que en otro tiempo se llamó Raudonos Armija Prospektas o Avenida del Ejército Rojo. En los tiempos en que este apartamento se construyó. Y en los que se fabricó también la silla que aparece en la fotografía. La silla sobre la que estoy sentado ahora, cuando escribo este texto. Una silla sólida, pesada, robusta. Hecha de madera de verdad. Con un tapizado setentero encantadoramente kitsch. Y algo naïve. Este apartamento y esta silla han visto transformarse a la que persona que entró a vivir aquí hace dos años y medio. Lo han visto transformarse en el tipo que soy yo ahora. Una persona distinta. Creo que una persona mejor. Al menos más feliz que entonces.

La vacaciones de Navidad me sorprenderán en mi nuevo apartamento. Y aunque me gustaría disfrutar de unos días de paz y sosiego creo que al final me veré forzado a volver a Budapest. Como hice el año pasado. Esta vez no en busca de mi chica. Sino con mi chica. Hoy me ha venido con esa idea. Y me ha estado "comiendo la olla" por más de dos horas. Y al final le he dicho que bueno, vale, ok, gerai,...nos vamos juntos para Budapest. Y creo que volveré a tomar el tren. Esta vez acompañado por mi novia. Que tiene alma de vagabunda. Y a reeditar el trayecto Kaunas-Varsovia-Budapest. Y a hacer deals con los revisores de tren y los cambistas de la estación de Budapest Keleti. Pero eso será a finales de año. Todavía me quedan un par de semanas duras. Cargadas de exámenes, un par de conferencias en las que debo participar, y un montón de trabajo por hacer.
Estadísticas de las Cartas desde el Este

21 nov. 2009

Krizė (V): Tamiflu, pisos a 80 euros y prisiones secretas de la CIA

TENGO muy poco tiempo estos días de noviembre para actualizar mi blog. Me gustaría dedicar más tiempo a mi aficción bloguera. Y escribir con mayor frecuencia sobre lo que ocurre en este país y en mi entorno inmediato. Pero literalmente no tengo tiempo para casi nada. A duras penas puedo hacer frente a los numerosos compromisos que tengo. Dejaré para otro momento mi relato del viaje que hice recientemente a Dinamarca y Suecia. Como dije en otro post, ese viaje me ha originado cierta crisis de confianza en mi propio proyecto personal. Y, de alguna manera, también me ha abierto nuevas puertas y nuevas posibilidades profesionales.


Esta semana he andado liadísimo con los exámenes parciales. Y por una extraña combinación de circunstancias he acabado con las llaves de un nuevo apartamento en el bolsillo. Un apartamento por el que pagaré 300 litas al mes (unos 85 euros). Un piso totalmente renovado y al que no le falta ni un detalle. El apartamento está al lado de la estación provisional de trenes de Kaunas. No muy lejos del Kauno Marios. En el barrio de Petrasiunai, al sur de la ciudad. Un barrio que tiene fama de ser inseguro. Una fama que probablemente no merece. Se trata de un barrio obrero habitado por currantes y gentes sencillas. Un barrio que siempre me ha resultado atractivo pues tiene numerosos bares y cafés. Y porque se encuentra en las proximidades de un paraje natural extraordinario.

La ubicación del apartamento me resulta muy conveniente. Tengo la estación de tren a 10 minutos de mi puerta. Con lo que voy a ahorrar tiempo y dinero en mis trayectos a Vilnius. Además mi nuevo hogar está a una distancia razonable del Kauno Marios. Una zona de recreo donde casi todos los ciudadanos de Kaunas se asoman al menos un par de veces al año. Sobre todo en verano. Porque allá hay un embalse que fue construido en época soviética para aprovechar la fuerza hidroeléctrica de las aguas del río Nemunas. Un embalse que funciona como una auténtica playa. Con puestos de comida, un Yatch Club, numerosos vestidores y mesas de madera sobre las que comer cómodamente. Y un hermoso monasterio barroco benedictino, el Pazaislis Cloister, construido en el Siglo XVII por arquitectos italianos. Donde en época estival se organizan numerosos festivales de música. Un imponente complejo arquitectónico que muy pocos turistas visitan pues está un tanto alejado del centro de la ciudad. En fin, al apartamento nuevo me iré trasladando poco a poco. A lo largo de toda la próxima semana. A ver cómo arreglo el tema de internet. Porque deberé darme de alta y esperar unos días hasta que vengan a instalarme la conexión. A mi actual casero, un jubilado que cobra una pensión miserable y con problemas cardiacos, le dará un patatús cuando le diga que me voy de aquí. Las 500 litas que le pagaba todos los meses le ayudaban a subsistir. No sé lo que hará ahora el abuelo. Porque por ese precio no va a encontrar a nadie que se atreva a ocupar este viejo y desangelado apartamento en el que he vivido por más de dos años. Con sus antiguos muebles de la época de Brezhnev. Y con la cisterna del wáter permanentemente rota.

Mi amiga Gintare R., una joven lituana que estuvo viviendo en Catalunya por cinco años, me llamó hace tres días y me preguntó si me interesaba alquilar un piso renovado cercano a la estación. Sus dueños, una pareja joven con una niña, ha decidido marcharse al Reino Unido. Para vivir y trabajar allá. Para currar en los “dirty jobs” que los nativos ingleses no quieren hacer. Ayer estuve celebrando con ellos su fiesta de despedida. Y estuvimos hablando, entre otras cosas, de la profunda crisis económica que vive Lituania. Una crisis económica que está forzando a muchos jóvenes y no tan jóvenes a salir del país. Porque aquí no encuentran trabajo. Y porque el que hay es precario y está mal pagado.

En fin, la noticia de la semana ha sido aquí la primera muerte por la gripe de Donald Rumsfeld, la gripe porcina, que ahora llaman virus H1N1. Murió una estudiante de Kaunas. Una estudiante de un gimnazija. Eso ocurrió el miércoles pasado. Al día siguiente muchos padres decidieron no enviar sus hijos al colegio. Por miedo al contagio. Y varios centros de estudios decidieron cerrar. Uno de los gimnazijas para los que trabajo me comunicó que las clases habían quedado suspendidas por al menos una semana. En estos dos días he visto numerosos ciudadanos con máscaras cubriéndoles la cara. Me quedé ayer muy sorprendido al ver varias señoras con máscaras en el trolebús que habitualmente tomo para ir al centro de la ciudad. Luego vi una chica que hacía tranquilamente sus compras en el supermercado IKI que tengo al lado de casa. Cubría su cara con una máscara de papel. Me resultó tremendamente llamativa la imagen de la niña embutida en minifalda y medias negras y cubierta por una máscara como las que utilizan las enfermeras en los post-operatorios. Iba taconeando por el pasillo recién encerado del establecimiento comercial. Buscando la sección de quesos y productos lácteos con su máscara puesta. Es lo que le faltaba a este país. Bastantes problemas tiene ya para que encima le vengan a joder con la gripe de Rumsfeld. En el Kauno Diena de ayer pude leer que se han agotado las existencias de Tamiflu en las farmacias de la ciudad. Y que se han producido escenas de histeria en algunas farmacias pues no había Tamiflu suficiente para todos los clientes. Que hacían cola para hacerse con alguna de las cajas de ese preciado medicamento. Fabricado por la empresa del enemigo de la humanidad y criminal de guerra Donald Rumsfeld. Quien fuera secretario de defensa de George W. Bush.

Recojo también en este post una noticia relativa a la cárcel secreta que la CIA ha construido a las afueras de Vilnius. Es una noticia que apareció en el Washington Post del día de ayer, 20 de noviembre, y de la que se han hecho eco hoy varios medios de comunicación de este país. Se trata, al parecer, de una especie de pequeño "Guantánamo" lituano. Donde se mantenían detenidos y se torturaba a militantes islamistas. Sospechosos de formar parte de Al Qaeda. Reproduzco la noticia tal como apareció en el Washintong Post de ayer. Resulta que Lituania siempre ha presumido de respetar los derechos humanos. Al menos ese es el discurso oficial que se estila por aquí. Hay un museo en Vilnius denominado "Museo de la KGB" que visité en una ocasión. Se trata de una vieja cárcel que ha sido habilitada ahora como museo. Con el objetivo de recuperar la memoria de la represión soviética sobre los sufridos patriotas lituanos. A cinco litas el ticket de entrada. La cárcel de la KGB es una cárcel como otra cualquiera. Muy parecida a los calabozos de la Comisaría de la Via Laietana en Barcelona. Pero el gobierno lituano ha sabido transformarla en algo así como un museo soviético de los horrores. En pura propaganda anticomunista. El mismo gobierno que ahora encubre la construcción de un centro de detención y tortura en Vilnius.

Me pregunto si también se podrá visitar la cárcel secreta que la CIA ha construido en Vilnius. Con el consentimiento tácito del muy democrático gobierno de Lituania. Pero me parece que no será posible. Porque al fin de cuentas los americanos son nuestros amigos. Y porque Estados Unidos tiene ahora un Presidente medio negro, guapetón, simpático, muy demócrata y amigo de los niños. Lituania, como todo el Este de Europa, es un país vendido a las multinacionales y bancos occidentales. Con gobiernos, instituciones y empresas en manos de una élite local a la que le importa un bledo los intereses nacionales, la democracia o los derechos humanos. Los derechos humanos son aquí un espantajo que se agita contra el pasado socialista de este país. Y para tratar de convencer a sus ciudadanos de lo perversos que fueron los comunistas y los rusos. Unos ciudadanos que huyen del país porque no tienen trabajo. Y que subsisten, los que se quedan, gracias a la infraestructura básica que dejó aquí el poder soviético. Os dejo con el artículo del Washington Post que reproduzco aquí en su integridad. El próximo post probablemente lo subiré desde mi nuevo apartamento.

CIA detainees again an issue in Lithuania
SECRET PRISON IS ALLEGED
Parliament to investigate
By Craig Whitlock
Friday, November 20, 2009


CIA detainees again an issue in Lithuania

Lithuania investigates facility that may have been CIA 'black site'

Now the Parliament is investigating a third time, and it is looking a little harder. Fresh reports of covert CIA flights carrying prisoners from Afghanistan to Lithuania, as well as the revelation that U.S. contractors built a high-security complex at the edge of a forest near Vilnius, have added to the suspicions. Many Lithuanian officials said they remain unconvinced that their country's secret services allowed the CIA to detain international terrorists. A few legislators blame Russia and other outside interests for inventing the allegations in an attempt to besmirch Lithuania's reputation.

But increasingly, after years of issuing denials, Lithuania's leaders are no longer ruling out the possibility that the CIA operated a secret prison in this northern European country of 3.5 million people, and that its government will have to deal with the fallout. Last month, newly elected President Dalia Grybauskaite said she had "indirect suspicions" that the CIA reports might be true, and urged Parliament to investigate more thoroughly. The Washington Post first revealed the CIA's overseas prison network's existence in 2005. At the time, it withheld the names of Eastern European countries involved in the covert program at the request of White House officials, who argued that disclosure could subject those countries to retaliation from al-Qaeda.

Valdas Adamkus, who was president when the CIA prison was reportedly in operation, from 2004 until 2005, said he had no personal knowledge of the covert program. But he raised the possibility that Lithuanian security officials could face prosecution if the reports are confirmed. "If this actually did occur, and it is grounded with proof, we have to apologize to the international community that something like this went down in Lithuania," he told the Baltic News Service. "And those who did it," he added, "in my eyes are criminals." In neighboring Poland, prosecutors in the capital of Warsaw have opened a criminal probe into reports that the CIA operated a prison for al-Qaeda suspects near a former military air base. No charges have yet been filed. Dainius Zalimas, a legal adviser to the Lithuanian Defense Ministry, said the existence of a covert prison would violate both Lithuanian statutes and international human rights conventions that the government signed. If firm evidence is gathered by the Parliament, he said, prosecutors would be obliged to open a case and could target both Lithuanian and U.S. officials.
"From a legal point of view, it would mean that Lithuania, along with the United States, was contributing to quite serious violations of human rights," said Zalimas, who is also a law professor at the University of Vilnius. Legal experts said the odds of a successful prosecution are remote, given the secret nature of the CIA's overseas prison network.

But there is precedent. On Nov. 4, after a long-running trial, an Italian judge convicted 22 CIA operatives and a U.S. Air Force colonel of kidnapping a Muslim cleric in Milan and flying him to Egypt, where he said he was tortured. Kestutis Girnius, a Lithuanian political analyst, questioned whether the parliamentary committee that is leading the current investigation can get to the bottom of things. He noted that the committee lacks subpoena power. And although witnesses have a legal obligation to testify truthfully before Parliament, there is no law that would enable them to be charged with perjury if they lie. "I don't think they have the tools and know-how to do a proper probe," he said. Audronius Azubalis is chairman of Parliament's Foreign Affairs Committee, which held exploratory hearings in 2006 but found no evidence that the CIA had operated illegally in Lithuania. He urged patience. "Right now, we can just say, 'Maybe yes, maybe no,' " he said when asked if he gives credence to the CIA allegations. If necessary, he added, "we have the will to clean up the stable."

Historia de la fotografía: Subo una fotografía que tomó una estudiante mía . Me la envió ayer por correo electrónico. Intentaba informarme, de una forma un tanto creativa, de que las clases habían quedado suspendidas como consecuencia de la gripe de Rumsfeld. En la foto aparece un anuncio enganchado en la puerta del gimnazija donde trabajo. Y viene a decir que las clases han sido suspendidas por la gripe. Hasta nuevo aviso.
Estadísticas de las Cartas desde el Este

9 nov. 2009

Que veinte años son nada y volvió a cantar Bono

ESTOY todavía digeriendo mi viaje a la zona rica del Báltico. El viaje, de alguna manera, me ha originado una cierta zozobra existencial. Desde que volví de mi periplo escandinavo no hago más que cuestionarme constantemente mi propio proyecto vital. No tengo claro qué coño estoy haciendo yo en Lituania. De alguna manera siento que estoy perdiendo el tiempo aquí. Dicen que eso ocurre cuando uno lleva más de dos años viviendo fuera de su país de origen. Es algo natural cuando uno deja de ser un turista y se convierte en inmigrante. Tal vez debería hacer como mi ex-estudiante Viktor P., un macedonio que ahora mismo está completando su segundo máster en Halmstad, una pequeña ciudad sueca que se encuentra a medio camino entre Malmo y Goteborg. Y que tiene pensado iniciar sus estudios de Doctorado en Dinamarca. Viktor me acogió durante unos días en su habitación de la residencia de estudiantes de la Universidad de Halmstad. Y gracias a sus explicaciones entendí cómo funcionan los estudios en los países escandinavos. Que son totalmente gratis y de calidad. Tal vez debería completar mi Ph.D en alguna de esas universidades. Y entonces coger mis bártulos y plantarme en el sudeste asiático. Sería sencillo encontrar trabajo como profe allá. Es algo a lo que le estoy dando vueltas desde hace tiempo. He estado mirando varias websites de Malaysia. Es como si algo me dijera que debo moverme de Lituania. Porque si no lo hago acabaré como la silla soviética sobre la que estoy sentado. Viejo, antiguo, demodé, lleno de polvo. Sobre mi viaje a Copenhagen y el Sur de Suecia ya volveré en otro momento. También me referiré a lo que he podido ver en Riga. Que la he visto más triste que nunca. Y al enorme muro económico que separa ambas orillas del mar Báltico.
Se celebra estos días a bombo y platillo el 20 aniversario de la caída del muro de Berlín. Veinte años son nada que decía la milonga de Gardel. Estoy hasta las narices del anuncio de la CNN en el que aparece el bigote de Walesa con la canción L'Estaca de Raimon de fondo. Todavía no me explico cómo L'Estaca, uno de los himnos de la lucha contra el franquismo, acabó convirtiéndose en el himno de los obreros católicos de Walesa. Joder, no creo que ni el más leído de la CNN sepa ni quién es Raimon. Y no creo que haya muchos polacos que sepan que esa canción todavía la cantan los independentistas y comunistas catalanes en la manifestaciones por la autodeterminación de Catalunya. Alguien debería hacer algo urgentemente para rescatar L'Estaca y devolverla al campo de la militancia socialista. Me recuerda un poco a lo que ha pasado con la imagen del Che. Que también ha acabado siendo deglutida por el sistema.
Para celebrar el vigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín, el gobierno lituano se ha gastado algunas litas en insertar anuncios en prensa y televisión. El gobierno del derechista Kubilius no deja de meter la tijera en el capítulo social. Pero para financiar progaganda antisocialista sí que tiene dinero. El gobierno ha distribuído también numerosos carteles a todo color en las marquesinas de las paradas de autobuses y en otros espacios públicos de las principales ciudades de este país. Carteles que celebran los "20 metų be Berlynos Sienos". Los 20 años sin el muro de Berlín. Supongo que el aniversario les viene de perilla a los defensores del denominado "libre mercado" y de la "democracia". Les sirve para intentar esconder tras la cortina de humo del "fin del comunismo" los propios males de los que adolece el modo de producción capitalista. Un sistema intrínsecamente injusto, depredador, inhumano. Un sistema que, tras el sunami financiero de hace un año, ha dejado en la cuneta del desempleo a millones de ciudadanos. Y no sólo en la Europa del Este sino también en los países centrales del capitalismo (y muy especialmente en Estados Unidos). Un sistema que condena a la miseria, la marginación, el analfabetismo, el hambre y la explotación a 2/3 partes de la humanidad. Y que, no tengo la menor duda, está condenado a desaparecer en el basurero de la historia. O nos iremos todos al basurero con él. Al menos eso piensa mucha gente. También aquí en Lituania. Gente como mi amigo Kasparas Pocius, el tipo que aparece en la entrevista que reproduzco. La entrevista la publicaron los de Café Babel, un ciberpanfleto postmodernillo y "europeísta" que en general me resulta bastante repelente. Supongo que a mucho desempleado recién salido de la facultad de Periodismo le sirve para hacer méritos y mejorar el currículum.
Kasparas Pocius es uno de los promotores de la Laisvasis Universitetas (LUNI) o Universidad Libre de Lituania. Un proyecto absolutamente inaudito al menos en esta zona de Europa. Empezó a gestarse hace un par de años entorno a un grupo de inmigrados lituanos que vivieron, siendo adolescentes, la caída del muro del Berlín y que, por distintas razones, emigraron a Estados Unidos, Alemania o el Reino Unido. Allá aprendieron a mirar el mundo con una óptica "no nacionalista" y entendieron que muchos de los líderes del movimiento Sąjūdis , que condujeron a Lituania a la independencia, sólo buscaban sus propios intereses personales. Y no los intereses colectivos. El papel del Sajudis y del nacionalismo lituano en la desmembración de la Unión Soviética es un factor que no ha sido suficientemente estudiado. En el Sajudis había miembros del propio Partido Comunista denominados "aperturistas " que aprovecharon el nuevo marco legal y político de la Perestroika de Gorbachev y el caos económico para promover un movimiento social que aglutinaba el descontento de la población y que desembocó en la independencia de Lituania y el restablecimiento del capitalismo en esta pequeña república. El movimiento, por cierto, recibió importantes fondos de las comunidades lituanas que se encontraban "en el exilio" en Estados Unidos o Canadá. En fin, creo que volveré sobre el asunto en cuanto pueda. Desde mi punto de vista en el desmantelamiento del modelo de socialismo soviético intervinieron activamente las propias élites que se formaron en el seno y en los entornos de los partidos comunistas. Partidos que tras años en el poder se habían transformado en estructuras burocráticas y anquilosadas que servían para promocionar a los más mediocres. Organizaciones donde el centralismo democrático leninista se había convertido en una mera frase muerta que aparecía en los escritos marxistas oficiales del MEGA y en los estatutos del partido. Los PC acabaron por transformarse en estructuras que permitían el ascenso social. Y fueron llenándose de tipos sin ideología y arribistas que buscaban precisamente eso. Ascender en la escala social, ocupar puestos de poder y acumular riqueza dentro de los límites de lo que el socialismo les permitía. El sistema se convirtió en un corsé para estas élites. Que acabaron por transformarse en una auténtica casta social antagónica al proyecto socialista. Casta social que, debido al marco institucional socialista, veía limitadas sus aspiraciones. Pues los integrantes de esa élite debían renunciar a viajar a París o Nueva York. A vestirse de Armani y a llevar la vida ostentosa de las estrellas que aparecían en los movies americanos. Al final esa casta optó por desmantelar desde arriba el proyecto socialista construído con el esfuerzo, la sangre y el sudor de los trabajadores y campesinos que siguieron los ideales democráticos y emancipadores de los bolcheviques de Lenin. Pues lo que ocurrió en el Este de Europa fue precisamente eso. Una contrarevolución promovida desde arriba por la casta social surgida en el seno de organizaciones comunistas anquilosadas. Una casta que, ya con el capitalismo, se convirtió en la nueva clase social dirigente que ocupa hoy los puestos de poder en estos países. De alguna manera la caída del muro de Berlín demuestra que el socialismo necesita la democracia para sobrevivir. Y que sólo es posible con una profunda democracia de base que ponga el poder político y económico en manos de los trajadores y las clases populares.
Pero vuelvo a mi amigo Kasparas y al proyecto de la LUNI. Es un proyecto que está teniendo bastante aceptación sobre todo entre los más jóvenes. He tenido la fortuna de conocer a casi todos los promotores de este movimiento. Una profesora de la universidad "tradicional" les pasó mi mail y se pusieron en contacto conmigo. Me pidieron que colaborase en un ciclo de conferencias que querían organizar en Kaunas. Una ciudad que es considerada aquí como el "Lietuvos sirdis" o el corazón de Lituania. Un sitio un tanto difícil para gente que como los "Lunis" promueven un discurso no nacionalista y anti-sistema. La LUNI ha conseguido organizar ya varias conferencias en Kaunas. Y eso me ha permitido tener una relación bastante fluida con sus promotores. Tipos que estuvieron físicamente en las protestas de Seattle o que, por un tiempo, vivieron en algún squater en Londres. Algunos de ellos no tienen reparos en definirse como marxista. Marxistas de los que leen a Adorno, Horkheimer y otros infumables de la Escuela de Frankfurt. En fin, algo es algo. Uno de ellos, que estuvo viviendo por un tiempo en Estados Unidos, siempre incluye una frase de Walter Benjamin en su dirección de skype. Lo que supongo que le servirá para pillarse alguna que otra niña. El grupo edita una revista de tendencia anarquista llamada "Juodrastis" (que significa "letra negra" y también "borrador"). Y difunden las publicaciones de la la editorial "Kitos Knygos" (Otros libros). Esa editorial funciona hace unos años ya. Recuerdo todavía aquel día, cuando inicié mi aventura en este país, que descubrí con sorpresa la edición en lituano de "Los diarios del Che en Bolivia" . El libro puede verse todavía en muchas librerías del país. La editorial también ha traducido al lituano un libro de artículos de Noam Chomsky y el No Logo de Naomi Klein. Por lo que he visto, algunos de los que promueven la LUNI se han apuntado al altermundismo más por esnobismo que por convicción. La LUNI me recuerda un poco al movimiento antiglobalización de mi ciudad. Plagado de niños bien con rastas bien cuidadas y con estudios de postgrado en universidades extranjeras. Antisistema que trabajan por temporadas en la administración local y cuyos papás les pagan los viajes a Londres o a Chiapas. Tal como están las cosas mejor eso que nada. La LUNI viene a ser como una voz contra los que en estos días celebran eufóricos el triunfo del capitalismo sobre la alternativa soviética. La voz de los que creen que otro mundo es posible. De los que creen que la Historia no se acabó con la caída del muro de Berlín. Reproduzco aquí el artículo que se encuentra por lo demás colgado en Café Babel.
Kasparas Pocius se resigna a ser un ‘precariat‘, uno más entre un gran número de gente que no tiene ni empleo fijo ni ingresos suficientes. “Es inseguro, pero justamente cuando te escapas de esa seguridad rutinaria e ilusoria ofrecida por la ‘sociedad del espectáculo’, es cuando se abren ante ti un gran número de oportunidades para improvisar y experimentar”, nos cuenta. ¿Cómo puede crecer un anarquista en una sociedad que estigmatiza las ideas políticas más izquierdistas y que no se implica en serio en las “iniciativas comunales no-formales” –como la Universidad Libre de Vilna (Laisvasis universitetas, LUNI), justamente-? Kasparas recuerda ir de niño a las manifestaciones proindependentistas lituanas y asistir a la Revolución Cantada de los países bálticos (el periodo anterior a la independencia de Estonia, Letonia y Lituania, de 1987 a 1990). “Observé eso que parecía tan democrático y, a juzgar por la primera impresión, solemne, degenerado”, dice, explicando su desilusión con respecto a los ideales de los primeros años de la independencia lituana. “La euforia dejó paso rápidamente al ‘capitalismo real’, que consistía en la acumulación primitiva o simplemente en un fraude a nivel nacional. Mientras tanto, la alienación y la privatización de la conciencia erradicaron lo poco que quedaba de la consciencia colectiva”.
Para explicar qué acontecimientos le influenciaron a él y a otros anarquistas lituanos, Kasparas empieza en Seattle. “El 30 de noviembre de 1999, los movimientos sociales asestaron un buen golpe a los poderosos que asistían a la conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio”, dice del congreso que debía lanzar una nueva ronda de negociaciones comerciales. “Las instituciones capitalistas sufrieron un duro revés, la opinión pública empezó a no confiar en la ideología del mercado libre, se discutían los efectos negativos de la globalización capitalista, se buscaban alternativas. Ese acontecimiento globalmente conocido, comparable a la caída del muro de Berlín, ayudó a que se formase un pensamiento crítico en Lituania”. En efecto, la crítica hacia la emergente sociedad de consumo y hacia el apoyo incondicional de Lituania hacia lo que Pocius llama “el modelo estadounidense de nuevo orden” tomó gran impulso con la llegada del nuevo milenio. “En el 2000, activistas punkis de Vilna organizaron acciones anti OTAN, mostrando así una conciencia global emergente y una sensibilidad hacia lo que estaba ocurriendo en el mundo. Y luego, en 2005, ocurrió lo del cine Lietuva, lo que permitió el surgimiento de un colorido movimiento cívico en el país”.
Pocius recuerda con cariño el tiempo en el que, a pesar de las diferencias de valores, una masa crítica de gente luchaba codo a codo contra la penetración de las empresas en el espacio público. “Organizamos dos conferencias dedicadas a los temas de la izquierda moderna, para acercar esos temas claves y mundiales a los izquierdistas locales. La editorial Kitos knygos (Otros libros) publicó una ficción política radical que disparó la sensibilidad social. Así que junto con el traductor Darius Pocevičius y el editor Gediminas Baranauskas, ideé el portal de comunicación anarchija.lt, que organiza acciones políticas y culturales. En el 2008 creamos la Universidad Libre de Vilna, que sirve de contrapunto a las reformas neoliberales y canallas de la educación superior. La Universidad Libre ayudó a que los experimentos llevados a cabo en Francia en 1968 volviesen a ser relevantes”.
Siempre me han atraído más las corrientes anarquistas que subrayan la importancia de la comunidad, no las corrientes individualistas”, nos cuenta Pocius. El portal anarchija.lt se creó como contrapeso a los medios de comunicación “empresariales” y ofrece información sobre el movimiento anticapitalista mundial. “Está formada por gente que se une a las comunidades de forma independiente, que usa de forma colectiva tanto los medios como los frutos de su trabajo, la ayuda mutua, la emancipación y la igualdad, todos ellos requisitos previos para la fructificación de una personalidad libre y crítica”, mantiene Pocius. “Estamos orgullosos de que el portal sea el ‘indymedia’ lituano“, añade. Recuerda que varios miembros del parlamento amenazaron con denunciar al portal porque confundieron a los anarquistas con comunistas soviéticos, a pesar de la postura claramente antiestalinista de los primeros. “En mayo unos piratas informáticos atacaron el portal. Sin embargo, nuestra sensibilidad activa nos permite olvidar estos agravios y no hacerle demasiado caso a esos delincuentes paranoicos y temerosos”.
Historia de la fotografía: incluyo una fotografía que tomé yo mismo en una de las conferencias organizadas por la LUNI en Kaunas. El acto se celebró en la sala de arte de la Vytautas Magnus University (VDU), en pleno centro de la ciudad. Y asistieron unas 70 personas. La mayoría jóvenes que no superaban los 25 años. En la foto aparece uno de los libros que se vendían durante la conferencia. Un librito modestamente editado con escritos de Noam Chomsky y publicado por la editorial alternativa Kitos Knygos. El libro estaba de oferta o "nuolaidos" como se dice en lituano. Sólo 5 litas. No lo compró nadie.
A modo de apostilla: Y en Berlín, como colofón de la fiesta, volvieron a tocar los U-2!!!! Bono está en todos los sitios. Solidarizándose con todo lo políticamente correcto. Demostrando hasta el aburrimiento que es un tipo inmensamente democrático, medioambientalista, indigenista, amigo de los niños y colaborador de cualquier causa noble. Siempre que haya, claro está, medios de comunicación internacionales y billetes verdes de por medio. A ver cuándo coge el retiro y deja de dar la plasta.Al menos creo que no actuó Peter Gabriel. Que es otro solidario de la leche.
Estadísticas de las Cartas desde el Este

5 nov. 2009

Eternidad

HOY nieva intensamente en Lituania. Una nieve copiosa que ha cubierto con un espeso manto blanco las calles de este país. En la costa probablemente la nieve no habrá cuajado todavía. Pero entre Kaunas y Vilnius la nieve se ha apoderado de las calles, las carreteras, los parques y los bosques. Hoy mis clases empezaban muy pronto. A las ocho y media de la mañana tenía que estar en uno de los colleges para los que trabajo. En el centro de Vilnius. Eso me obliga todos los lunes y jueves a darme un madrugón de la leche. Cuando nieva el parque que hay frente a mi apartamento parece que tiene luz propia. Al despertarme entendí de inmediato que había nevado. Ni siquiera encendí la lámpara de diseño soviético que cuelga del techo de mi pequeño apartamento sin persianas. Me preparé un café solo, me pegué una ducha y salí pitando para Vilnius. Eran las seis de la mañana. Al salir a la calle la nieve estaba a mis pies. Iluminándolo todo. Es una nieve que, según dicen quienes entienden del compartamiento del tiempo, no nos abandonará hasta el mes de marzo. Recuerdo que el año pasado la primera nevada cayó también a principios de noviembre. Y estuvo nevando durante todo el otoño y el invierno. La nieve llegó a colarse incluso en los primeros días del mes de abril.

Veo caer la nieve desde la ventana de mi oficinita, en una escuela de negocios para niños pijos que pertenece a la Universidad de Vilnius. Una de las universidades más antiguas de Europa. Desde aquí la veo caer como si se tratase de un enorme y frío ángel blanco. Un ángel silente que se deshace en pedazos. Hoy mi clase se ha suspendido porque mis alumnos tienen un examen importante. Y vinieron para solicitarme permiso para "hacer novillos". Permiso que sabían de antemano que les iba a conceder. La cancelación de mi lecture me ha permitido estar un rato ocioso y navegar libremente por la red. Entonces me vino la idea de subir un post utilizando este ordenador de la Universidad de Vilnius. Es la primera vez que escribo una entrada con un ordenador distinto al viejo lap-top que tengo en casa.

La nieve me hace recordar un poemita del gran poeta ruso
Yevgeny Yevtushenko. Un poema que me aprendí de memoria cuando era yo muy joven. Porque hubo un tiempo en que quise ser escritor. Y consagrar mi vida a la literatura. Y convertirme en inmortal como los grandes poetas. Un sueño de adolescente idealista e introvertido. El chaval que era yo entonces. Luego la realidad y la vida me puso en mi sitio. Y he acabado por aceptar que, como decía el Segismundo de Calderón de la Barca, los sueños sueños son.

El poema de Yevstushenko dice así:

Nieva y nieva lentamente,
como en copos invisibles,
quisiera vivir eternamente,
pero sé que es imposible.


No sé si la traduccion será buena. La tomé de una coleccion de poemas de autores rusos contemporáneos. La nieve como símbolo de eternidad. Bueno, debo marcharme ahora. Y volver a Kaunas. Me espera un largo trayecto.

PS: Acabo de llegar de Vilnius. Conecto mi viejo lap-top y decido revisar y corregir este escrito. Cuando lo compuse utilizaba un ordenador de la Universidad de Vilnius con un teclado adaptado al alfabeto lituano. Un teclado sin las letras q ni ñ y sin acentos. Mi escrito ahora resulta más correcto pero ha perdido la inmediatez y el encanto de las palabras que se escriben espontáneamente y de forma improvisada. Aquí en Kaunas sigue nevando intensamente. Como un símbolo de la eterna razón del Universo. Como una prueba de que Dios está en alguna parte allá arriba. Abrazándonos a todos con su infinita misericordia.

Estadísticas de las Cartas desde el Este

28 oct. 2009

Medidas cautelares en el pantano catalán

Historia de la fotografía: La fotografía la tomé de yahoo noticias. Una foto de un agente de la Benemérita frente al Ayuntamiento de Santa Coloma. Claro, los mossos de esquadra, dirigidos por el camarada Joan Saura, no son de fiar. Vienen a ser algo así como el brazo armado institucionalizado del "pantano catalán". Supongo que por eso Garzón habrá preferido utilizar a los pikolos y no a los gossos para llevar a cabo la redada contra los capos mafiosos catalanes. Garzón no debe tener muchos amigos. Debería andar con mucho cuidado. No creo que sepa muy bien dónde se ha metido. El pantano catalán es uno de los pilares sobre los que sustenta el Reino de España.

"La Guardia Civil ha detenido al menos a siete personas durante el registro de tres ayuntamientos en la provincia de Barcelona en una operación contra la corrupción en el sector inmobiliario y urbanístico ordenada por el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, informaron el martes fuentes judiciales

La operación, que afecta a los municipios de Santa Coloma de Gramanet, Badalona y San Andreu de Llavaneres, investiga presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias, blanqueo de capitales por compraventa de inmuebles y falsedad documental, agregaron las fuentes.
El Ayuntamiento de Santa Coloma está gobernado por el Partido Socialista de Catalunya (PSC), al igual que el de Badalona. Convergencia i Unió gobierna en San Andreu. De momento hay siete detenidos, entre ellos está el ex consejero de Economía de la Generalitat Maciá Alvareda y el ex secretario de Presidencia, Lluis Prenafeta, ambos de CiU e integrantes de los gobiernos de Jordi Pujol, y el alcalde de Santa Coloma, Bartomeu Muñoz, según las fuentes. Muñoz es además vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona.
Además de la Guardia Civil, la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción participan en la operación.Los casos de corrupción en España aumentaron en 2008 un cien por ciento con respecto al año anterior, según datos de la Fiscalía General del Estado en su memoria anual.
A principios de 2009, la Fiscalía investigaba 14 causas, la mayoría de ellas relacionadas con el blanqueo de dinero, la malversación de fondos públicos o delitos urbanísticos, en localidades como Marbella y Fuengirola (Málaga), Murcia, Badajoz y Madrid." Agencia Reuters
Estadísticas de las Cartas desde el Este

21 oct. 2009

Harry Belafonte y el paraíso

ME voy para tierras de vikingos. Y por unos días me despido de mi blog. Ayer mi chica me contó un chiste que ya había oído en boca de otros lituanos. Dice also así. " ¿Qué es el paraíso? El paraíso es tener un trabajo como en Norteamerica, una casa en la costa de Turquía, una esposa lituana, y una cocinera española. ¿Y qué es el infierno? El infierno es tener un trabajo en Turquía, una cocinera norteamericana, una esposa española y una casa en Lituania". Hay otra versión donde quitan a la española y la reemplazan por una mexicana. Los lituanos lo tienen claro. Y bueno, sólo es un chiste. Sin ánimo de ofender a nadie. Espero que no me salte al cuello ninguna de esas frustradas feministas malhumoradas que tanto abundan en Is Pain. Y a las que no les han metido nunca un buen meneo en su triste y reivindicativa vida de militantes de la idiocia de género y del feísmo estético radical.

Subo un vídeo de Harry Belafonte. Él tenía claro que el paraíso no estaba en Estados Unidos. Y simpatizaba con el socialismo y la Unión Soviética. Siempre disfruté con la música de Belafonte. Insustancial, alegre, divertida. Música hecha para divertirse, bailar con las niñas y pasárselo bien. Os dejo con su éxito Matilda, la chica que le robó el dinero y se fue a Venezuela. Supongo que Matilda estará con Chávez tomando ron cubano y participando en la revolución. Por cierto, Harry Belafonte conoce personalmente a Chávez, con el que se ha reunido varias veces generando polémica en los media norteamericanos. La entrada en wikipedia sobre la personalidad e historia de este artista es de lectura obligatoria para toda persona consciente de lo que ocurre en el mundo. Harry Belafonte, el rey del Calypso, que nació para divertir a la sociedad blanca americana. Y que ha acabado por convertirse en un verdadero incordio. Al menos él ha sido un tipo coherente con sus ideas durante toda su vida. Mucho más coherente que muchos de los que se llenaban la boca con glorias a la Unión Soviética y vivas al socialismo. Y que acabaron pasándose con todos los arreos al campo del eufemísticamente llamado "libre mercado". Y no me refiero solamente a la élite de los partidos comunistas del Este de Europa. Sino también a lo que ha ocurrido con muchos líderes comunistas en España. Es para echarse a llorar. O para irse con Matilda a bailar calypso a Venezuela. Al socialismo le han sobrado intelectuales y dirigentes. Y ha andado corto de gente buena y sencilla. Gente como Harry Belafonte, sus bananas y sus marionetas de los muppets.





Estadísticas de las Cartas desde el Este

19 oct. 2009

La mano de Sabonis

PASADO mañana tomo un vuelo a Copenhagen y dejo por un breve período de tiempo la zona pobre del Báltico. Por motivos profesionales pasaré unos días en la capital danesa . Voy a participar como profesor en un proyecto educativo financiado por el Nordic Council. Y en el que están implicadas instituciones universitarias de siete países del norte de Europa. La primera fase del proyecto se desarrolló en Islandia, en la primavera de este año. De aquella experiencia todavía arrastro un pequeño artículo que me prometí escribir sobre la crisis financiera que vivió la isla hace justo un año. Y que llevó al país a la bancarrota. Un artículo que todavía no he escrito. Esperando tener una mejor ocasión para ello. Ahora la segunda parte del proyecto se implementará en Lituania. En la primavera del próximo año. Pero la fase de preparación se hará en Copenhagen donde nos reuniremos los profesores de las instituciones educativas que participan en este proyecto. Debo confesar que me siento afortunado por la oportunidad que me brinda el Nordic Council que es quien financia todo este tinglado. El Nordic Council es una institución que viene a representar a la comunidad de países escandinavos y que está financiada muy especialmente por las generosas aportaciones del gobierno noruego. Supongo que acabaré haciéndome una foto con la famosa sirenita de la capital danesa. Y me daré un garbeo por el barrio alternativo de Kristiania. Donde compraré unos pendientes hippies para mi chica. El sábado, finalizado el meeting, cogeré un bus hacia Malmö donde me espera Viktor P. un estudiante macedonio del que fui profesor. De eso hace dos años. Cuando trabajaba para una universidad privada financiada por charities cristianas americanas y canadienses que opera desde la ciudad portuaria de Klaipeda. Atravesaré el Öresundsbron y me adentraré en lo que siempre constituyó una especie de sueño. La Suecia de Niels Olgerson, Vicky el Vikingo y Pippi Långstrump . Y del malogrado Olof Palme. Y bueno, creo que con Viktor acabaré metido en cualquier antro de Malmö bebiendo más de la cuenta y buscando niñas. Con la esperanza de que alguna se deje dar un tiento. Pues mira que no hemos sido gamberros Viktor y yo. La noche de los jueves siempre estábamos metidos en El Calor, un garito de música latina que hay en Klaipeda. Si voy a visitarlo es porque de alguna forma entablé una relación de amistad que se truncó cuando dejé la universidad americana por otra institución ubicada en Vilnius. En la que trabajo hora y que paga bastante mejor.

Luego, de inmediato, cuando vuelva de mi incursión en tierra de vikingos, y casi sin darme tiempo ni a lavarme los calzoncillos, volveré a pisar las calles de Riga pues, como dije en otro post, participaré en otro proyecto educativo. Éste financiado por el Programa Erasmus LLP (que es un Erasmus para profes). Si no fuera por las condiciones climáticas y por la crisis económica que padece el país podría decir que estaría viviendo en la tierra de jauja donde ataban a los perros con longanizas.

Debido a tanta ida y venida no voy a tener demasiado tiempo estos días para actualizar mi blog. Sin embargo no puedo irme sin referirme a la crisis institucional que vivió el país como consecuencia de la detención del capo mafioso Henrikas Daktaras. Su detención provocó la caída del Presidente del Saeimas o Parlamento Lituano, Arunas Valinskas. Su propio partido político, el
Tautos prisikėlimo partija (Partido de la Resurrección Nacional), que él mismo creó, lo acabó dejando con el culo al aire. Y el número dos de su partido decidió romper sus compromisos políticos con quien hasta hace poco fuera su líder. Y ha creado una agrupación política "independiente" formada por parlamentarios que ocupaban sillón en el Saeimas. Y que habían pertenecido al Partido de la Resurrección Nacional del defenestrado Valinskas. Sillón al que, por supuesto, no han renunciado. Ni tampoco Valinskas. Que sigue ocupando su puesto y compaginando sus actividades parlamentarias con las de productor de horrendos programas televisivos. Este grupo de parlamentarios le resultan vitales al gobierno del conservador A. Kubilius. Sin su apoyo en el Saeimas el Primer Ministro Kubilius se vería forzado a la convocatoria de elecciones anticipadas. Con el riesgo de perderlas. Sobre todo ahora, cuando la sociedad lituana se encuentra sumida en una situación de profunda crisis económica y moral. Una situación de crisis que se agudizará este invierno cuando la central nuclear de Ignalina (que suministraba energía barata no sólo a Lituania sino también a sus vecinos del Báltico) se apague por imposición del tratado de adhesión de Lituania a la Unión Europea. Cuando se cierre Ignalina el país pasará de ser exportador a convertirse en importador neto de energía. Energía que tendrá que pagar a precios europeos. El precio de la factura energética del ciudadano de a pie se incrementará dramáticamente. El efecto de esa subida en los precios de la energía se ha trasladado anticipadamente al precio de los alquileres. Que han caído en picado en todo el país. Entre el 30 y el 50%, depende de la ciudad y de la zona. Ahora es fácil encontrar apartamentos en Kaunas en relativamente buen estado por unas 300 litas al mes. Unos 90 euros al cambio. La explicación a este fenómeno se encuentra en las características peculiares del sistema de calefacción del que están dotados la mayoría de bloques de pisos en este país. Se trata de un sistema diseñado en tiempos de la República Socialista de Lituania. Un sistema comunitario de calefacción. Y que funcionaba bastante bien cuando la energía era suministrada casi a precio simbólico por el estado socialista. Pero cuando el suministro de energía se privatizó y dejó de ser un "derecho de ciudadanía" para transformarse en una commodity (en un bien sujeto a los caprichos de la "mano invisible" del mercado), entonces ese sistema de calefacción comunal se transformó en una carga para quienes vivían en estos edificios. La mayoría trabajadores, jubilados y personas de rentas modestas. La factura no hace más que crecer y crecer. Y como el sistema es comunal es imposible desconectarse de la calefacción. La calefacción está ahí quieras o no quieras. Aunque te vayas por unos días a Dinamarca. Tu piso estará siempre bien calentito. Aunque no haya nadie dentro. Y si no se paga la deuda, ésta se va acumulando. Como una espada de Damocles que amenaza con el deshaucio. Llega un momento en que la compañía suministradora de energía decide actuar jurídicamente. Y entonces acude al Juzgado (que aquí llaman Teismas) y solicita el embargo del piso para pagar el importe de la deuda acumulada. Cientos de propietarios, en su mayoría jubilados sin recursos y con pensiones miserables, se han visto deshauciados por no poder abonar el importe de la factura de la calefacción. Los pisos luego son subastados y vendidos a quienes ofrezcan hacerse cargo del importe de la deuda acumulada. Esta situación explica por qué los pisos de segunda mano con sistema comunal de calefacción no tienen ahora mismo casi ningún valor en el mercado. Porque pagar 90 euros por un piso con cuarto de baño, salón, cocina y con vistas a un bonito jardín de álamos y abedules suena casi a chiste. Cuando vuelva de mi periplo escandinavo me reuniré con el propietario de este piso en el que vivo y le pediré ajustar el precio del alquiler. Y creo que aceptará porque si lo abandono no creo que pueda encontrar a nadie que se "atreva" a ocuparlo y hacerse cargo de las cargas comunales. Y el hombre, una persona ya muy mayor, no podría hacer frente a las cuotas mensuales de la calefacción. De hecho, hay muchos inquilinos que viven en estos pisos sin pagar una lita a sus propietarios. Sólo pagan la calefacción y los suministros. Y el propietario al menos mantiene la propiedad. A la espera de poder deshacerse del muerto por un precio razonable. Y ahora, según parece, los precios están tan bajos que nadie quiere vender. Y los que quieren vender tampoco pueden hacerlo porque quienes estarían interesados en comprar demoran su decisión pues entienden que los precios de la vivienda aún seguirán bajando mientras se mantenga la actual coyuntura económica.

Historia de la fotografía: Subo en este post una fotografía que tomé hace un tiempo. Se trata de la huella de la mano del mítico jugador de baloncesto Arvydas Sabonis. La huella se encuentra en la puerta de un establecimiento McDrive ubicado a unos quinientos metros de donde vivo. Es el McDonalds más grande del país. Y está abierto las veinticuatro horas del día. Los 365 días del año. Y la mano de Sabonis se encuentra en su entrada. Como si se tratase de una estrella de Hollywood. De hecho, Sabonis es en esta país más importante que cualquier estrella. Es una leyenda viviente. El baloncesto hizo millonario a Sabonis. Y acabó comprando el Zalgiris Kaunas. En cuya cantera se formó como jugador. En tiempos de la Unión Soviética. Sabonis, por cierto, estudió en la LZUU. La famosa Universidad de Agricultura de Kaunas, a la que acudían estudiantes de todos los rincones de la Unión Soviética, y de otros países de la órbita socialista. Sabonis llegó a compartir aula con la madre de mi chica. Supongo que a Sabonis la crisis le importa un pimiento. Tiene varios negocios que parecen que le van bastante bien. Una cadena de tintorerías pijas llamada Sabonio, una empresa que fabrica e instala ventanas de plástico y varias empresas inmobiliarias. También creó una fundación que promueve el
krepšinis, como lo llaman en Lituania, y que gestiona una escuela de baloncesto para niños y jóvenes. Lo de la empresa de instalación de ventanas es aquí un negocio cojonudo. Muchos pisos todavía tienen ventanas de madera por donde se cuela el frío en invierno. En cuanto pueden permitírselo incluso los lituanos con rentas más modestas buscan de inmediato cambiarse esas ventanas de madera e instalar ventanas de doble cristal y de plástico. Que aíslan mejor los habitáculos de las severas temperaturas del crudo invierno báltico.

Sabonis se casó con la que ahora es su mujer Ingrida Saboniene. La primera chica que ganó el premio Miss Lituania. Cuando el país alcanzó la independencia y abrazó, como todos los países de la órbita soviética, el credo y los vicios de la sociedad capitalista. El ex-jugador de baloncesto mantiene negocios y tiene propiedades en España. En la que vive por temporadas. Hace un par de meses el ahora empresario apareció en la prensa pidiendo dinero porque su equipo, el Zalgiris Kaunas, está pasando por momentos difíciles. Al parecer el equipo tiene problemas para pagar las nóminas de sus jugadores. El Ayuntamiento de Kaunas ya ha dicho que ayudará a reflotar al equipo. Joder, todavía no entiendo por qué se despilfarra el dinero de esta manera. Pan y circo y el pueblo tonto y contento. Y mientras la estación central de Vilnius se llena otra vez con indigentes y pobres ancianas cargadas de bolsas. Ancianas que tienen toda la tristeza del mundo guardada en sus bolsas de plástico. Y que permanecen quietas, sentadas en los bancos de la estación central de Vilnius. Sin hablar. En silencio. Llorando por dentro. Y se están así horas enteras sin moverse. Hasta que cierran la estación con el último tren lanzadera que llega desde el Aeropuerto de Vilnius. Entonces aparecen los tipos de seguridad y la policía y desalojan con malas maneras a todas esas sombras molestas que habitan en los márgenes de la sociedad opulenta. Las ancianas e indigentes deben salir de la estación con sus bolsas de los supermercados Iki y sus botas de plástico. Aunque caiga una nevada terrible y haga 20 grados bajo cero fuera.Qué duro debe ser acabar de esa forma una vida. Miseria y opulencia son las dos caras de la misma moneda. Deporte y negocio. Vida sana y alimentos hipercalóricos. Creo que me estoy transformando en un socialista un poco a la manera de Tolstoi. Sólo quisiera no acabar como él. Muerto de frío en un banco de una estación secundaria mientras espero un tren que no llega. Sabonis, por cierto, se ha puesto fondón y tiene las rodillas destrozadas.


Estadísticas de las Cartas desde el Este