24 dic. 2009

Linksmų Šventų Kalėdų, Feliz Navidad, Bon Nadal, Merry Chritsmas

La composición la hice yo mismo con hojas de María y el famoso libro de Vladimir.
ACABÓ el semestre para mí. Yeeeeeepi!!!!!!!!! Estas dos últimas semanas es que no he tenido tiempo ni para afeitarme. Y todavía hoy debo ir a Vilnius a poner unas notas y a firmar unos documentos. Aquí el general invierno ha entrado con fuerza. Y lo hizo de sopetón después de un otoño bastante suave. Las temperaturas cayeron aquí hasta los -20 grados Celsius y ha estado nevando durante más de una semana. Lo sorprendente del asunto es que a los lituanos no parece importarle demasiado el tema. Un proverbio lituano dice que no hay mal tiempo sino mala ropa. Este pueblo está perfectamente adaptado a las severísimas condiciones de este clima. Todavía, después de casi tres años viviendo aquí, me maravillo ante la puntualidad de esta gente. Que llega a su puesto de trabajo a las 8 de la mañana. En punto. Incluso si afuera está cayendo una nevada de la leche. Me maravilla ver a mi estudiantes acudir a mis clases de microeconomía. Que son un "tostón" insoportable. Llegan siempre cinco minutos antes de la lección. Ellos siempre serios, callados, taciturnos. Inexpresivos. Ellas siempre alegres, dicharacheras, bien pintadas, elegantes. Todavía no entiendo cómo se puede ir con medias, minifalda y zapatos de punta de aguja en medio de la tormenta de nieve. Pero la lituana es un especimen de mujer distinto. Adaptada al frío, a la nieve, al agua. Resistente a los elementos. Como si estuviera hecha de fibra Gore-Tex. Una mujer que no se queja nunca.

Hoy por la noche voy a cenar en la casa de campo de los abuelos de mi chica. En Raudondvaris o "Palacio Rojo". Un pueblito que se encuentra a unos diez kilómetros de Kaunas. Voy a celebrar el
Kūčios
, la Noche Buena al estilo tradicional lituano. Es una celebración sin alcohol. Donde, según la tradición, he de comer 12 pequeños platos de comida y beber un brebaje que está hecho de semillas de opio. Y que se llama agounų pienas o leche de amapola en lituano. Ya sé que suena extraño lo que voy a decir. Pero aquí, en Lituania, en numerosos jardines y huertos la gente planta amapola y cannabis. Y bueno, a ellos les resulta natural. Todavía no entiendo muy bien si se trata de opio de verdad. Pero según me cuenta mi chica parece que sí lo es. En cuanto a la marihuana os puedo asegurar que es "buena". Y para demostrarlo subo en este post una fotografía que tomé de unas hojas de marihuana que cogí yo mismo. Pertenecen a una planta que crecía en medio de un parque público. A poca distancia del Soboras, la iglesia más carismática de Kaunas. El libro que aparace en la fotografía es de Lenin. "El Estado y la Revolución" editado e impreso en Moscú en lengua española por la mítica Editorial Progreso. En el año 1985. Y lo compré en Els Encants de Barcelona, en un puesto de libros de segunda mano. Me lo traje a Lituania para hacerle la gracia a mi chica. Que es una anticomunista furibunda. Y poseedora de uno de los mejores traseros de Kaunas. Que ya es decir. A pesar de nuestras desavenencias políticas estamos enganchadísimos todavía. Después de más de tres años juntos. Sobre la historia de la familia de mi chica ya hablaré en otra ocasión. Como apunte solo diré que su bisabuela era propietaria de una fábrica que producía ropa para el ejército del presidente Antanas Smetona. Del que era muy amiga. Y que fue deportada, junto con otros miembros de la familia, a Siberia por Josif Stalin. Los abuelos de mi chica nacieron en Siberia y son descendientes los dos de lituanos deportados en el gulag. Y uno de los tío-abuelos de mi chica era miembro de un grupo de partizanu que estuvo operativo en Kaunas hasta mediados de los años 50. Y que fue fusilado sin demasiadas contemplaciones cuando fue capturado por la policía soviética. Joder, con estos precedentes no me extraña que mi chica sea como es. Y a veces siento que me quedo sin argumentos cuando intento defender los logros del socialismo soviético. Volveré sobre el asunto cuando pueda.

Y hablando de marihuana, el día 2 de enero estaré en Siulai, en pleno corazón de Samogitia o Zemaitija. Mi amigo Aurimas O., que es un "broker" especialista en fondos de pensiones, me ha invitado a pasarme por allá. A comer en la casa de su abuela. Que todavía habla samogitio. En Samogitia, por cierto, hoy celebran la noche buena comiendo pastelitos rellenos de cannabis. Toda esta información me la ha pasado mi chica. Que, aunque liberal en sus costumbres, es una lituana de pura cepa, descendiente directa de uno de los Duques de Lituania. De lo que se siente muy orgullosa. Una lituana que ama su tierra y que conoce perfectamente las tradiciones de su país. A mi todo eso me importa un pimiento. Yo soy un paria de la tierra. Y mi madre no guarda el escudo de armas de la familia porque sencillamente no tenemos escudo de armas. Y en cuanto a las tradiciones de Catalunya, tal vez siento cierta fascinación por el caganer. Que viene a ser una figurilla que se coloca en el Belén. No muy lejos del Niño Jesús. La figura de un pagès catalán "dando de vientre" y enseñando el culo. Creo que el caganer es el símbolo que mejor representa la cultura catalana. Y de lo que Catalunya ha aportado y puede aportar al mundo. Un psicólogo de la escuela freudiana podría probablemente hacer una disertación sobre el significado del caganer. Yo no soy freudiano pero no tendría problemas en admitir que existe una relación oral-anal entre el pueblo catalán y el resto del Reino de España. Oral-anal, o como quiera que se denomine a las relaciones sadomasoquistas. Pues ya digo que no domino la jerga freudiana en absoluto.

Estos días voy a recibir la visita de otro bloguero, Asier, el autor de "Cartas del Este", un blog absolutamente recomendable para todos los que quieran conocer lo que está ocurriendo en los países que en otro tiempo estaban "al otro lado del muro". El tipo ése tiene la familia de su pareja en Riga. Supongo que su chica debe ser letona. Hace unos días me envió un mensaje a mi mail. Una carta en catalán, lo que tiene su gracia pues el payo es de Bilbao. En fin, hemos acordado encontrarnos estas navidades. Creo que al final acabaremos por compartir algunas cervezas juntos. Si viene a Kaunas ya le haré probar un poco de la
María que recogí yo mismo este verano. A ver si le gusta.

Y bueno, os deseo a todos que tengáis una Feliz Navidad y tal. Es la primera vez que no podré beber alcohol porque aquí, en la tradición lituana, está estrictamente prohibido beber alcohol esta noche. Sólo se puede beber zumo de fruta y el
agounų pienas. Que se toma con cuchara como si se tratara de una sopa fría. Ya os contaré qué tal sabe. Y cómo me fue la Noche Buena entre esta gente. La Noche Buena compartida con miembros de la última tribu pagana de Europa. Y que celebran el nacimiento del Mesías bebiendo un brebaje hecho con semillas de opio hervidas o comiendo pastelitos rellenos de cannabis. Por algo Lituania es el único país de Europa con una bandera nacional que se parece a la bandera "rastafari". Una bandera rasta con los colores mal combinados.

Linksmų Šventų Kalėdų ir Laiming
ų Naujujų Metų!
Merry Christmas and Happy New Year!
Bon Nadal i Feliç Any Nou!
Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!



Estadísticas de las Cartas desde el Este

14 dic. 2009

Repúblicas minúsculas: de Manresa a Sujumi

YA ESTOY instalado en mi nuevo apartamento. Y por fin tengo internet en casa. Desafortunadamente lo que no tengo es tiempo. Esta semana coincide con el fin del semestre y debo preparar los exámenes, corregir ejercicios y hacer un montón de cosas. Todavía tengo algunas bolsas repletas de objetos personales que debo desempaquetar.

Sin embargo, no puedo dejar de hablar del referéndum que se celebró ayer en Catalunya. Entiendo, por las noticias que he visto en TV5 Monde y en BBC News, que lo que han montado en mi "patria chica" ha sido una solemne payasada. A la élite que "fa i desfà" en el pantano catalán le importa un pebrot la independencia de Catalunya. El discurso nacionalista sirve en Catalunya para mantener entretenido al personal. El espantajo de la independencia se utiliza, a lo sumo, como moneda de cambio para obtener mayores cuotas de poder ante la Corte. En fin, no sé cómo le voy a explicar a mis amigos de aquí que en Catalunya los referéndums para la independencia no son para independizarse sino para montar el show y mirar para otro sitio. Porque los problemas reales de la sociedad catalana (desempleo, falta de vivienda asequible, corrupción institucional generalizada, falta de perspectivas para los más jóvenes, exclusión social, etc...) no los va a resolver el tipo ése de Almería que ocupa el cargo de President de la Generalitat. Ni el "camarada" Saura y sus gossos d'esquadra. Ni esa colla botifarrera de niños pijos independentistas de pacotilla. Que se mueven entre el PSAN y CiU. Y que cuando sean mayores acabarán por heredar los negocios de sus papás. O por ocupar algún cargo en la administración local o autonómica. O las cátedras de la endogámica y muy elitista universidad catalana. A todos ellos ya les va bien que las cosas continúen como están. Y mantener el statu quo. Colla de paràsits!

Incluyo en este post un documento del Gobierno de la República de Osetia del Sur. Un pueblo que "de verdad" quiere ser independiente. Y que se encuentra enclavado en esa provincia norteamericana llamada Georgia. Administrada por el gobernador Mikheil Saakashvili, el criminal de guerra políglota designado por Washington para controlar esa zona estratégica del Cáucaso. Un tipo decididamente peligroso. El documento hace referencia al report del enviado especial de la Unión Europea. Un report que trataba de esclarecer los luctuosos hechos de la guerra de agosto de 2008. Que fue iniciada por el aventurero Saakashvili . Fue él quien quebró la pax olimpica de los Juegos de Beijing. Y no los rusos como todavía algunos se emperran en decir. El report del enviado de la UE parece que esclarece bien poco.

En fin, he tenido dos estudiantes osetios nacidos en Sujumi. Y tuve también una estudiante de Abkhazia. En los tiempos en que trabajé como profe en Klaipeda. En una universidad financiada por charities norteamericanas y canadienses que hay allá. La universidad que acabó por abrirme las puertas de la docencia en este país donde resido ahora. Con todos esos estudiantes mantengo todavía una fluida relación. A través de facebook y skype principalmente. Con Dina S., una niña de Abkhazia que está como un queso de buena, la relación es más que fluida. El jueves pasado me fui a bailar con ella al Artistai, mi club favorito de Vilnius. En la entrada del barrio bohemio de Uzupis. Y bueno, aquí en Kaunas, he acabado por confraternizar también con un inmigrante moldavo de la República de Transnistria. Que está casado con una lituana. Y que tenía abierto un cybercafé en el Senas Miestas o casco viejo de Kaunas. Un negocio que hace unos meses traspasó a un holandés. Que lo ha transformado en el sitio de copas más popular de Kaunas. El recientemente inaugurado Pas Stanley. Donde van a lucir palmito todos los fines de semana las niñas más guapas de esta ciudad. Entre las que incluyo a mi chica, claro.

No sé por qué pero me parece que atraigo a los freakies, a los perdedores, a los outsiders. Probablemente porque me reconozcan como su igual. Como uno de ellos. El ser catalán "no_de_pata_negra", hijo de inmigrados, nieto de republicanos, filo-comunista y antipatriota convencido me convierte en un perdedor, en un outsider, en un tipo extraviado en el camino. En alguien sin patria y sin bandera. En alguien como ellos.

Aunque este blog va a continuar siendo un blog personal, enfocado en las experiencias personales de este bloguero, he decidido prestar especial atención a las pequeñas repúblicas ex-soviéticas que no encuentran acomodo en la "comunidad internacional" de naciones. Incluso he abierto, en la parte lateral derecha de este blog, una serie de links que permiten acceder directamente a las websites de los gobiernos de esas minúsculas repúblicas. Incluiré de vez en cuando, bajo la etiqueta o label de "Repúblicas Minúsculas", noticias, reflexiones y fotografías de esos pequeños países. Y no descarto que en el futuro acabe encontrando una oportunidad para pisar las calles de Sukhum (Sujumi), de Tirasopol o de Tshkinval. Joder, cómo me molaría dar clases "de_lo_que _sea" en Abkhazia! Según me ha contado mi ex-alumna las playas allá son fantásticas. Y también la cerveza. Todavía no conozco a nadie de Stepanakert. Pero tiempo al tiempo.

PS: Por cierto, este fin de semana se celebraron elecciones presidenciales en Abkhazia. Resultó elegido Sergey Bagapsh quien prometió defender la independencia del país. Y buscar el reconocimiento de la comunidad de países que no se someten a los dictados del régimen de Washington. La noticia puede leerse haciendo un click sobre la bandera de Abkhazia que aparece en el margen derecho de este blog. ¿Que quién diantres es Sergey Bapagsh? ¿Y quién diantres es Montilla? Catalunya no pinta nada en ningún sitio. Es simplemente esa región de España que tiene un equipo de futbol bastante bueno y una capital con algunos monumentos modernistas interesantes. Una capital que organizó unos Juegos Olímpicos que no estuvieron del todo mal. De eso hace ya muchos años. Y cuyo zoo tenía un gorila albino que se murió de purito viejo. Y poco más, la verdad. Quizá también una cantante de ópera con sobrepeso y ya entrada en años. Y el tipo alto ése que juega a baloncesto en la NBA.

PSS: Escribo esta apostilla el martes 15 de diciembre. Hace hoy un frío de narices aquí en Lituania. La temperaturas bajaron de sopetón hasta los -18 grados Celsius.

Sé que debería irme a dormir y dejarme de "frikadas". Pero no puedo dejar de reproducir una noticia aparecida en la website de la Agencia de noticias rusa RIA-NOVOSTI. Resulta que la isla de Nuaru -que como todo el mundo sabe es un estado ubicado en el Pacífico- acaba de firmar un acuerdo comercial con Abkhazia. Es el cuarto estado que reconoce la independencia de este país. Los otros tres han sido Rusia, claro está, y los "muy rojos" gobiernos de Venezuela y Nicaragua. http://sp.rian.ru/onlinenews/20091215/124380057.html.

Abkhazia ocupará un sillón en la ONU antes que esa regioncilla botifarrera del Reino de España que monta referéndums de mentirijillas. Eso lo tengo claro.
10-02-09 Responses From the RSO Government to the EU Report


Estadísticas de las Cartas desde el Este

4 dic. 2009

La silla y nuevamente en Budapest.

ESTE es el último post que escribo desde mi viejo apartamento. De hecho debía haberme largado ya. Pero me ha resultado del todo imposible trasladar todas mis cosas al que será mi nuevo hogar por al menos un año. El traslado se inició el fin de semana pasado. Que fue un fin de semana realmente ajetreado. Se me juntaron varias cosas a la vez. En primer lugar tenía que corregir los exámenes parciales (los mid-term exam) que había puesto en mis clases de micro y macroeconomía. Y este año tengo un montón de estudiantes. O sea que tenía un apartamento por desmantelar. Y unos cien exámenes por corregir. Por otro lado me cayó encima también mi amigo Enrique, el DJ venezolano que pincha un par de fines de semana por mes en un club de Kaunas. Y se trajo a un coleguilla suyo, que es lituano, a montarse la fiesta acá. En mi pequeño y desangelado apartamento soviético sin persianas. No me importaba que se alojaran aquí por unos días. Les di las llaves y me fui al nuevo apartamento a corregir ejercicios. El piso me lo dejaron hecho un asco. Cuando volví, el domingo por la noche, me encontré unas bragas colgando en el picaporte de la puerta del comedor. Unas bragas tipo tanga. De color rojo y negro. Como las que utilizan las fulanas baratas. O los putones berbeneros. Luego me contaron que precisamente la dueña de esas bragas era una de las clientas de la discoteca donde pinchaba Enrique. Una casada cuarentona que acabó liándose con el amigo de Enrique. Según parece tuvieron aquí una buena jodienda. Lo que no me hizo demasiada gracia, la verdad. Le tomé unas fotos a las bragas. Igual un día se me ocurre subir un post sobre el tema. Y hablar sobre el rol de la mujer en el Este de Europa. Ahora no tengo el humor necesario para abordar un tema tan espinoso. Pero los caballeros que han residido por alguna temporada en el Este de Europa saben perfectamente de lo que estoy hablando. Resulta obvio que aquí las mujeres son distintas en muchos aspectos a las féminas que padecemos en España. Y no sólo me refiero a su apariencia física. Que es algo que salta a la vista nada más poner pie en alguno de los aeropuertos del Este de Europa. Me refiero, sobre todo, a la posición que la mujer ocupa en la sociedad. Lituania es todavía una sociedad agraria. Una sociedad donde la mujer está hecha para casarse joven y para tener hijos pronto. Y para complacer al varón. Las mujeres tienen aquí un ritmo vital distinto. Un ritmo vital de alguna manera más cercano a la Naturaleza. En las sociedades occidentales "desarrolladas" las mujeres están sometidas a un entorno ultracompetitivo. Hostil a su propia naturaleza. Un entorno que las empuja a postergar su maternidad sine die. Y que las aboca a la neurosis y a la infelicidad más profunda. Porque desde mi punto de vista en países como España las mujeres son bastante más infelices que en las sociedades agrarias del Este de Europa. Esta opinión se basa ciertamente en mi experiencia personal como inmigrado en un país concreto. Una experiencia que se circunscribe a Lituania y quizás también a los otras dos repúblicas bálticas. He visitado en numerosas ocasiones otros países del Este de Europa. Y procuro mantenerme informado de todo lo que ocurre en esos países. Pero de ellos sólo tengo un conocimiento superficial. Y no conozco más que la punta del iceberg de esas sociedades. En fin, debo irme a dormir ya. La última vez que duermo aquí. Mañana empaquetaré el resto de mis cosas. Y le haré entrega de las llaves al dueño de este pequeño apartamento. Un apartamento del que siempre guardaré un buen recuerdo. Pues éste ha sido mi hogar por más de dos años y medio. Y de alguna manera lo siento como mi verdadero hogar. En la Avenida de los Voluntarios o Savanoriu Prospektas. La arteria principal de Kaunas. Por donde suben y bajan casi todos los trolebuses de la ciudad. Y que en otro tiempo se llamó Raudonos Armija Prospektas o Avenida del Ejército Rojo. En los tiempos en que este apartamento se construyó. Y en los que se fabricó también la silla que aparece en la fotografía. La silla sobre la que estoy sentado ahora, cuando escribo este texto. Una silla sólida, pesada, robusta. Hecha de madera de verdad. Con un tapizado setentero encantadoramente kitsch. Y algo naïve. Este apartamento y esta silla han visto transformarse a la que persona que entró a vivir aquí hace dos años y medio. Lo han visto transformarse en el tipo que soy yo ahora. Una persona distinta. Creo que una persona mejor. Al menos más feliz que entonces.

La vacaciones de Navidad me sorprenderán en mi nuevo apartamento. Y aunque me gustaría disfrutar de unos días de paz y sosiego creo que al final me veré forzado a volver a Budapest. Como hice el año pasado. Esta vez no en busca de mi chica. Sino con mi chica. Hoy me ha venido con esa idea. Y me ha estado "comiendo la olla" por más de dos horas. Y al final le he dicho que bueno, vale, ok, gerai,...nos vamos juntos para Budapest. Y creo que volveré a tomar el tren. Esta vez acompañado por mi novia. Que tiene alma de vagabunda. Y a reeditar el trayecto Kaunas-Varsovia-Budapest. Y a hacer deals con los revisores de tren y los cambistas de la estación de Budapest Keleti. Pero eso será a finales de año. Todavía me quedan un par de semanas duras. Cargadas de exámenes, un par de conferencias en las que debo participar, y un montón de trabajo por hacer.
Estadísticas de las Cartas desde el Este